lunes, 29 de abril de 2013

Prometo


Prometo solemnemente no poner resistencia alguna si decides amarme.

Prometo enamorarme de ti y soñar con tus labios, tus ojos, tus manos rozando las mías, tu piel, tu risa.

Prometo dormirme con tu nombre en mi boca y despertar dándole voz.

Prometo derribar mis murallas y construir un puente infinito.

Prometo escribir-te, describir-te, delinear-te , crear-te y recrear-te, inventar-te cada noche con mis letras.

Prometo, te prometo hacer contigo lo que no ha logrado alguien antes: amarte hasta el fin de los tiempos en mi mundo infinito, donde para ti, mi amor no tiene fecha de caducidad.

Yo sólo...


¡Y yo sólo pedía que me amaras!

Perderme en tus ojos y en tu mirada, vivir en tu sonrisa y bailar en tu risa, impregnarme de tu aroma y conocer tu sabor, probarte y degustarte de tanto en tanto para sentirte mío de la misma forma que aún hoy, puedes asegurar que soy tuya.

Sólo quería que te enamoraras de esta loca enamorada de las letras, que durante 365 días escribió una frase para ti  una cada noche y otras tantas al amanecer, algunas más en tardes de lluvia y muchas en compañía de la madrugada.

Quería repetir tu nombre, una y otra vez y que dijeras el mío al oído.

Quería enredarte en mis rizos, escribir en tu espalda, vibrar de sentirte cerca, extrañarte, admirarte, leer tus manos y tantas sensaciones más.

Quería una historia contigo y a tu lado.

Hace mucho tiempo que no me enamoraba y amaba a alguien como a ti y como tú.

Nada pasó...yo, solo te pedía que me amaras.

domingo, 28 de abril de 2013

Dejé de amarte.


No sé como ni en qué momento dejé de amarte, sólo sucedió.

Parece que todo fue un sueño y que tu eres una fantasía creada por mi mente en una noche de luna llena. No puedo recordarte ahora, tengo desdibujados tus rasgos, tus gestos, tu voz, tus detalles, tu esencia y tu ser.

Te lo digo, cariño, lloré. Si, una sola vez. Con todo el sentimiento, dolor, frustración e impotencia de saber y de sentir que jamás vibraste de amor por mi. Que mis letras no llegaron a traspasar tus barreras para hacer vibrar las fibras de tu alma. Que mi amor no fue suficiente para hacerte olvidarla y que no te bastó mi tiempo para escribir una historia nueva.

Te amé visceralmente: con todo mi corazón. Aunque ahora no recuerdo por qué.

Me olvidé de mí, para ser de ti y me vestí de primavera para alegrar tus mañanas con la certeza absoluta de que tenías una loca enamorada suspirando por ti.  ¿Y yo?  ¿Quién susurraba mi nombre y lo arrojaba al viento? ¿Quién me regalaba un minuto de su reloj de arena? ¿Quién extrañaba mis ausencias? ¿Quién me dijo una palabra que me hiciera sentir amada? Nadie.

Eso ya no importa, por que el que ama y no depende del amado, crece. Y yo crecí tanto, que tu no cabes en mi cielo por que tus alas - que yo te regalé- estorban mi vuelo.

Hoy sé cómo y en que momento dejé de amarte: cuando quité el "te", lo convertí en "me", para amarme.

sábado, 27 de abril de 2013

Si te dije...


¿Crees que hoy no te dije que te amo? ¿Crees que me olvidé de ti y de tu ser?


No, estás en un error.


Te dije que te amo de tantas y sutiles formas: en la nube que te regalé, en el aire que te acarició como si lo hiciera yo, en la sonrisa que me arrancaste, en la canción que me recuerda a ti, en el suspiro que me robaste, en las veces que cruzaste por mi mente, en el café de la mañana,   en las letras que ahora escribo, en el lado oscuro de la luna, en tu nombre que pronuncio en silencio, en la madrugada, en mi frío.



Todo esto lo sabes, así que hoy, si te dije que te amo.

viernes, 26 de abril de 2013

Olvido...

No te voy a obligar a extrañarme,

me voy a obligar a olvidarte.


Tú, mi secreto mejor guardado.


Hace un año, cuando mi mundo perfecto -a vista de todos- se derrumbó de un golpe una noche, una noche un par de días después apareciste en mi vida.

Tal vez en aquel momento no lo supiste, lo descubriste poco después,  que fuiste y eres aún,  una de las varias razones para que no me ahogara en lágrimas.

Te soñé antes de conocerte y te plasmé en tinta azul, un suspiro te dio la vida y te desdoblaste de mi letras para convertirte en ese ser que toda mi vida he deseado.

Sé que sabes que cada una de las palabras escritas, puntos, comas y también mis silencios, son para ti.

No eres el príncipe que rescató a la princesa del castillo, sino el hombre que encontró a la mujer que se había perdido y por eso te estaré agradecida hasta mi último aliento.

Convertiste a la escarcha en un copo de nieve, recuperaste mi inspiración y  te quedaste a vivir en ella.

Eres una maravillosa "dioscidencia" y un hermoso ciclo que debo cerrar, así lo acordamos; yo: tu hielo fresco. Tú: mi agua oxigenada. Cuando yo me sintiera segura de volar otra vez en el cielo, mi cielo, yo me derretiría y tú, te evaporarías. 

Estoy llena de recuerdos tuyos, de tardes de lluvia con noches de música y aún así, mi eternidad contigo llega hasta aquí.

Por que a partir de ahora, haré de tu realidad un sueño y vivirás por siempre en lo que escribo, en mis puntos suspensivos aunque esto ya sea, hoy, un punto final.

P.d. Síntoma de que estoy perdida y locamente enamorada de ti: mi discreción. 



28/05/10

miércoles, 24 de abril de 2013

Flash informativo:

Me cansé de esperar-te, de que decidieras algo conmigo, de que me gritaran tus ojos y me hablara tu boca, de que tu piel me buscara y tu saliva me quitara la sed.

Mi boca hambrienta de tus besos, mis manos ansiosas de ti, mi olfato perdido en tu aroma, la electricidad que recorre todo mi cuerpo con tu contacto y la humedad que producen tus palabras, decidieron que ya no más.

Ahogué las mariposas en cinco horas con muchas tazas de café y me descubrí en otra mirada, me senté en otra sonrisa y de pronto, ahí estaba yo, bailando libremente en risas provocadas por mi.

¡Pude ser tantas cosas para ti y decidiste que sólo fuera un recuerdo!

Estaré siempre por ti y para ti.

No, no es el, ni eres tu, soy yo.

Soy esa agua cantarina que quería correr por tus venas y con tu frialdad, se convirtió de nuevo en escarcha.

Ven, mi vida, tómate ésto en las rocas; a partir de ahora, podrás acariciarme cuantas veces quieras, pero sólo...a través de mis letras.


Destino



Si el destino está escrito y nos quiere juntos, abriré un libro en una página al azar y allí estaremos; hechos pronombre: nosotros.





P.d. son las mariposas que me provocas y son únicamente tuyas.

lunes, 22 de abril de 2013

En domingo...

Algo se movió en alguna parte, una mariposa 

batió sus alas, una flor se abrió, una lágrima de 

felicidad cayó, una sonrisa se dibujó, una risa 

agitó un espíritu, un suspiro fue robado, un 

guiño sirvió de coqueteo, una mirada ató dos 

corazones, palabras de amor se dijeron, otras 

más se escucharon y de todas esas vibraciones 

una me llegó en una gran oleada por que no dejo 

de pensarte y te extraño...en domingo.




Ya no...


Tu nombre ya no me quema los labios.

Hace 6 días de escucharlo a él mencionarte me hizo vibrar y derramar una lágrima.

Había tanto ruido, tanta gente y aún así sólo escuche el silencio. El mundo se detuvo y se nubló, perdí noción de tiempo-espacio y sentí la necesidad de levantarme y quitar ese mar de sensaciones. Juraba que eras parte del olvido, hasta ese momento cuando el preguntó: "¿Porqué lo amabas? ¿Qué tiene él que no tiene nadie más? ¿Qué te dio que nadie ha podido darte? ¿Porqué lo escogiste a él cuando yo te daba todo mi amor y mi mundo?".

No tengo respuestas coherentes a esas preguntas. Sólo sé que tenía 45 "te amo" multiplicados por 10 a la semana para ti, letras, suspiros y tinta azul, inspiración a deshoras y sueños detrás de mi mirada.

Te mentiría si te dijera que otros labios, otras manos, otras caricias, otros brazos me hicieron olvidarte. Fue tu desamor y falta de atención.

Desperté y al abrir los ojos supe por fin que ya no te amaba desde hacía tanto tiempo, que fue el impacto de que alguien se acordara de ti y de tantos detalles que mi memoria no precisaba o su intensa declaración de amor tardía, lo que me arrancó el llanto.

Podría decir o gritar tu nombre, escribirlo incluso, pero siendo honesta, hoy... ya ni tu recuerdo me sabe.

viernes, 19 de abril de 2013

Llámame

Llámame, aunque sea a esta hora de la noche
aunque ya me esté durmiendo;
llámame porque quiero escucharte
antes de dormir para poder, por esta noche,
recordarte en un sueño profundo
tan profundo que no alcanzó mi amor para llenarlo,
pero solo me basta con verte ahí,

aunque yo no esté en él.

Llámame, que quiero conversarte
no importa el tema sino tu,
tu labios aferrados al teléfono
que me transporten hasta ahí para poder,
por un mágico instante, acariciarte, besarte,
decirte repetidas veces lo que tu sabes,
desde ese día en que te escuché por primera vez.

Llámame, que no puedo dejar pasar un minuto
sin sentir tu voz.



miércoles, 17 de abril de 2013

Dormir llorando

Y me dormí llorando, pensándote.


No lloro por ti, lloro por mi.



Al cerrar los ojos y acostarme sobre la almohada se desencadenaron una serie de sensaciones imparables y sólo se pudieron liberar a través del llanto.



Ya no puedo más, llegué a mi límite y estoy agotada. Tal vez debería de acostumbrarme al amor unilateral, a amar a destiempo a quien no me amará, pero es tan difícil.



Tengo que despedirme y aceptar dolorosamente que mis sentimientos no son correspondidos, que sólo soy un momento en algunos de tus días, que sólo relleno minutos ociosos, que ya formo parte de tu rutina y que me llenaste de palabras vacías. 



Tal vez eres la broma pesada de un ángel y tu juego de conquista y castigo es muy cruel. 



Me encantaría ser trillada y en un rato de despecho decir: "él se lo pierde". No puedo, también me lo pierdo yo, me pregunto ¿qué se sentirá sentirse amada por alguien como tu? Sólo de imaginarlo, vuelo. 



Podría hacer una lista exclusiva de "hubiera" contigo o de sucias fantasías que imaginé a tu lado, un soundtrack que empezara con "Te vi venir" de Sin Bandera, pasando por "Macondo" esquina con "Alfonsina y el mar", para doblar a la derecha topando con la voz de José José cantando "Volcán" y en el camino muchas más para debatir con la que escucho ahora que "causalmente" suena en el mp3 "No lo beses" versión Río Roma, que por cierto, yo no le dedicaría necesariamente a un ex sino a alguien que estuvo y de pronto se va, de esas relaciones sin nombre, pero que marcan un punto en el mapa de la vida, terminando con mi canción, "El breve espacio en que no estás".



Sé que las posibilidades de que leas estas o cualquiera de las otras letras que he escrito para ti son pocas, tal vez, nulas. Si alguna vez lo haces, espero que sepas leer entre líneas e identificarte con las que me inspiraste. Si, soy tu estúpido y sensual girasol que con un suspiro se desdobló para plasmarse y dedicarte un par de líneas antes de verte y fueron exactamente cinco minutos. Así de rápido me mueves.



¡Hay tantos verbos que me gustaría conjugar contigo!



Con el corazón en la mano palpitando por ti, a nombre de todo mi ser, te doy las gracias. Cada estrella en mi mirada, cada sonrisa ensoñada, los escalofríos, la piel erizada, mi alegría efervescente, el cosquilleo en todo mi cuerpo, las mariposas que se escapan de mi con cada respiración y el brillo que emano al sentirte cerca, son tuyos. De nadie más. No quisiste ver la diferencia entre mi coquetería natural y mis ansias de ti. 



Gracias, por que a pesar de que a ésta historia le faltó un nosotros, aprendí tanto de mi en tan poco tiempo.



Decir que te amo está de sobra, pero tienes que saberlo.



No quiero ni puedo decirte adiós sino hasta entonces. 



Te veo donde sea, ya saqué mi licencia para coincidir.










martes, 16 de abril de 2013

Enséñame

Enséñame a leerte te lo ruego,
Quiero descifrar este lenguaje incomprensible a mi cerebro;
Sublime y amoroso,
Con el que habla el ser que eres y que no conozco.


Que mis ojos se enseñen en tus manos 
que aprendan a delinear tu humanidad.

Moldea mis oídos con tu voz y tus palabras,

Para que sepa mejor lo que dices sin ellas, 
o lo que quieres decir entre sus letras.

Para que algún día en el camino tu corazón pueda decir: “detente, que quiero hablar”,


Y mi corazón pueda decir honestamente: “guarda silencio que te escucho”.

domingo, 14 de abril de 2013

Girasol.

Contigo soy como el girasol, que abre sus pétalos y gira para recibir la luz y el  calor del sol.

Irradio energía y vitalidad, brillo: brillan mis ojos, brilla mi piel, tiemblo, transpiro copiosamente mientras mis manos se hielan, mi mente se pierde y mi sonrisa es toda tuya, completa, alegre, honesta y exclusiva. A nadie más le sonrío de esa forma.

Libero mariposas que se posan en ti, estoy segura que lo sabes y lo has sentido. Todos a mi-nuestro alrededor lo han notado. 

¡Qué ironía! Tu tan nocturno y tan mí sol, yo tan soleada y tan tú noche.

No importa que seas un frío invierno y melancólico y caprichoso otoño, yo soy un día de primavera con un ardiente e inolvidable verano, nos encontraremos en algún equinoccio o en cualquier solsticio. 


viernes, 12 de abril de 2013

Te...

Te miraré... en cada paso que des.
Te sonreiré... al cruzar tu mirada con la mía y verte feliz.
Bailaré...contigo hasta la extenuación.
Te seduciré... con palabras y actos.
Te llevaré... a donde se junta el día con la noche.
Te besaré... hasta el fin de los tiempos.
Te tocaré... con la suavidad de una pluma.
Te morderé... en el laberinto de las sábanas.
Te desnudaré... dando una plegaria a los dioses por tu existencia.
Te ataré... a mi alma.
Te poseeré... solo si tú me posees a mi.
Te elevaré...a las cimas de la felicidad.
Te transportaré... a los abismos del placer y a donde el sol nunca se apague.
Te curiosearé... hasta conocer cada pensamiento de tu ser.
Te extasiaré... hasta que supliquemos ¡¡¡¡no más!!!!
Te liberaré... de tus cadenas y tus miedos.
Te disfrutaré... como lo mejor que he tenido en mi vida.
Te vestiré... con flores y terciopelo.
Te observaré...vivir y soñar.
Te recordaré... hasta que el tiempo deje de ser tiempo.
Te buscaré... hasta el rincón más oscuro del planeta solo para estar contigo.
Te encontraré...aunque en eso pierda todo lo que tengo.

jueves, 11 de abril de 2013

Recordando.


Buscando en el baúl de mis recuerdos apareciste en letras, en varias de las muchas que en su momento te escribí y que tal vez no recuerdes haberlas leído. Retrocedí en tiempo-espacio muchos años y por eso te escribo, por la imperiosa necesidad de hacerlo, por que creo que hubo o hay, aún situaciones que se quedaron flotando en el aire.

Encontré “Efecto Tequila” y de ahí viene toda una avalancha de instantes vividos.  ¡Me vinieron a la mente tantas cosas!

“A puro dolor”, cada que la escucho, donde sea, invariablemente me trasporta a ti y no por qué me duela, te confieso que me arranca una sonrisa. Y no nada más esa, varias más que seguro recuerdas tu también. Jura que si te mueres antes que yo, haré la gran fiesta con todo y banda y te junto a las 20 mujeres de negro.

Por alguna razón creo que tienes serias dudas de si te amé alguna vez, si, si lo hice y seguramente más de lo que pudiste imaginar. 

Al paso del tiempo llego a la conclusión de que padecimos del mismo mal que mucha gente a esa edad: inmadurez. 
Créeme que siempre valoré el tiempo que hacías para recorrer los 54 kilómetros de tu casa a la mía y aún así, la mayoría de las ocasiones ser puntual, por supuesto siempre más que yo.  Que anduvieras conmigo para todos lados y que estuvieras para mí siempre, a cualquier hora, dejando en ocasiones tus asuntos a un lado.  Tu si puedes cantar y decir “nadie a ti te conoce desplantes de niña, peleas, discusión y tu grande pasión”. (Acompaña esto con música, baile y un par de risas. Si quieres también con leche).

Sé el trabajo que te costó decir un “te quiero” para transformarlo en “te amo”, tal vez no lo decías o  escribías con frecuencia, pero los detalles dicen más que mil palabras.  Mismos que el tiempo se encargó de borrar, literal. No me mal interpretes, no fui yo, fueron las circunstancias. Sabías que coleccionaba ángeles y el porta velas se consumió con la vela cuando incidentalmente se quemó mi mini casa cuando estaba en la universidad, al menos el connato de incendio fue con hermosa música de fondo, obvio: el Pirulí.

La gargantilla y los aretes…los tomaron prestados el día que asaltaron la casa, esperemos que hayan hecho feliz a alguien más . La camiseta gris, a fuerza de lavadas terminó por deshacerse.  Incluso las botas con inmenso tacón con las cuales te viste en la penosa necesidad de cargarme por  qué ya no podía caminar, tuvieron su final.  Las fotos siguen intactas y apuesto a que no tienes una solo foto mía. 

He de confesarte que a la fecha recuerdo tus lociones favoritas y una de ellas sigue siendo mi máximo y durante cierto tiempo busqué ese aroma en alguien más o sencillamente la sugería,  con el tiempo se cambian las razones, hoy día “Santos” de Cartier me parece exquisita, por la fragancia en sí, no por recuerdos.

Cuando dije que “lloré sólo un día”, no fue por hacerte sentir mal, para ese momento había llorado tanto que ya no podía más.  Todo fue producto de lo que dije antes, inmadurez.  Espero que queden aclaradas muchas cosas, 10 años después. 

Sabes perfectamente bien que mi medio de expresión  más efectivo son las letras, las has leído tanto y siempre en azul, también eres uno de mis imborrables eternos.

La vida da muchas vueltas y el tiempo es el mejor amigo, un día decidieron juntarse los dos para que pudiéramos sentarnos con un café muchas lunas, estrellas, historias y un solo sol después.  Todo es cíclico y hay situaciones que se repiten y te tocó estar antes, durante y después del proceso de mi separación, ¿curioso no?  

Gracias infinitas por seguir siendo parte de mi vida y de mi historia.

No me estoy despidiendo de ti, de ninguna manera, todo esto, sólo quería que lo supieras.

Escarchadamente, aquí estoy para ti.

miércoles, 10 de abril de 2013

No puedo.


Me encantaría poder mirarte de la forma en que me miras, desear tu voz en mi oído, que dijeras mi nombre una y otra vez y decir el tuyo sin tanta frialdad,  corresponder a cada uno de tus detalles. sentir el deseo de cada una de tus caricias sin sentir la necesidad de quitarme y rechazarlas.

Me gustaría derretirme de amor y decirte palabras dulces, suspirar en silencio por ti y soñarte cada una de mis noches, escribirte todos lo días una frase y dedicarte una canción por las tardes.

Sé lo que puedes estar sintiendo, lo he vivido en carne propia. Me estoy acostumbrando a amar a destiempo o amar a quien no me ama. Sé lo que duele la lejanía teniendo a alguien tan cerca, sé lo que siente esperar un "te quiero" que nunca llega, un beso acompañado de un te amo que solamente dormida sucede. Me reflejo tanto en ti.

No sé que hacer con todo lo que sientes por mi, que es lo mismo que yo siento por alguien más y lo sabes.

Agradezco tu perseverancia, tu interés, tu preocupación por mí, tus comentarios siempre hermosos, amables y positivos durante dos años, tu disposición para que haga de ti lo que quiera, incluso no amarte,  solo por estar conmigo.

Créeme, haría el intento de tomar tu corazón en mis manos y cuidarlo todas las madrugadas, pero lo siento, no puedo.

martes, 9 de abril de 2013

Se me olvidó.


Se me olvidó decirte: ya no te amo.

Sé que no es un olvido cualquiera, pero ya me conoces, soy distraída y de repente cualquier cosa se roba mi atención.

No quiero decir que no me intereses, ni que existe algo que me entretenga más que tú, bueno, así leído se entiende mal.

Seguramente algún pensamiento, una canción, un libro, un extraño en la calle, sus ojos, su sonrisa, su voz, su forma de decirme "mi amor", el café de hace rato o los hermosos zapatos del aparador me distrajeron de la idea principal.

Es tan difícil concentrarme cuando me mira y con sus ojos en los míos se adentra en mis secretos más profundos sin decir una sola palabra.

Lo siento, tesoro, te decía, no sé en qué momento pasó, pero me desperté y sentí que eras un perfecto desconocido.

"Un perfecto desconocido" eso era antes de cruzarse en mi camino y arrebatarme el aliento cada que me sonríe.

No, como te iba diciendo, un día al amanecer no fuíste ni siquiera un pensamiento, traté de recordar por que estaba enamorada de tí, a que sabían tus besos, cómo se sentían tus caricias, tu dirección, tu número de teléfono, tu fecha de cumpleaños, dónde nos conocimos y me perdí.

Me perdí definitivamente cuando sus manos rozaron las mías y sentí una descarga de electricidad que llenó todo el espacio.

"Espacio", fue lo que siempre te pedí y decidiste que era mejor ahogarme, pegarte a mi vida como calcomania permanente y tratar de controlarme en todos los aspectos, limitarme y ser mi dueño.

Mi dueño, el de mis letras, el que hace temblar toda mi columna vertebral con su risa, me arranca suspiros sólo de pensarlo y me alegra el día cuando dice mi nombre.

Mi nombre y también mi apellido se desprendieron de tí, así como cada célula de mi cuerpo se desintoxicó al no tenerte cerca y mis oídos se limpiaron de tu voz.

Voz, su voz,  profunda al hablarme de cerca y es diferente el tono cuando se dirige a mi y es tan musical que me distrae.

Me distrae, como verás, el que mi mente viaje por mundos que tu ni en sueños conocerás y que tus alas sean tan cortas para emprender el vuelo.

Vuelo y despego los pies del piso cuando su cuerpo se acerca al mío y se siente tan atraído que tiene que abrazarme para liberar la tensión y relajarse.

Relajarse...si, relájate. Disculpa las abruptas interrupciones pero en mi ensueño no pude evitarlo.

No pude evitarlo, me enamoré y lo amo.

Es justo que lo sepas, yo dejé de interesarte hace tanto tiempo o eso me hiciste creer, tanto, que le dí la bienvenida al olvido y se me olvidó decirte que ya no te amo.

lunes, 8 de abril de 2013

Princesa


Hoy, quiero ser tu princesa, que tu seas mi príncipe, que me inventes un cuento de hadas. No necesito un castillo, donde sea que esté contigo será el reino encantado.

Hoy, quiero ser tu princesa y olvidarme de mis locas ideas de "mientras dure" y que me digas palabras dulces al oído y a cada una de ellas contestaré con un beso, que me abraces tiernamente y podré decirte te quiero y si me acaricias hasta hacerme vibrar, decir te amo.

Puedes sentir que me amas también y si no, fingelo, de una forma tan real que no rompas el ensueño.

Seré para ti  miel en tus labios, terciopelo en tus manos, frágil como cristal, suave como una pluma, azul como un suspiro, rosa como la ternura, fresca como agua y por ti, líquida, como la escarcha derretida, para que me tomes.

Si, hoy voy a ser tu princesa.



Yo creía.


Si, yo creía que me amabas.

Cierro los ojos y puedo recordar-te.

Me pregunto ahora ¿sirvieron de algo los detalles?  ¿Mi amor amándote sin medida y sin condición? ¿Mi ternura a manos llenas?  ¿Te parecía cursi o ridículo?

Pueden decir que perdí el tiempo contigo, puedo decir que aprendí mucho en el camino.

No seré trillada al decir que nadie te va a amar como yo, que lo que viviste conmigo no se repetirá, que lo que yo te daba nadie lo hará y más bla, bla, bla. A fin de cuentas, sabes lo que hay y lo que hubo y lo que ya no será.

Creí siempre cada que decías "te amo", creí en tus caricias, tus besos, tu lealtad, tus brazos, tus abrazos, tus miradas, tus palabras,  y  me auto-engañé mucho tiempo. No llegó el príncipe a despertarme del letargo con un beso de amor, solamente un golpe de realidad me despertó del sueño.

Ahora sé que jamás me amaste, que sólo usaste mi amor para llenar tus espacios vacíos, tu soledad y tu patética monotonía y rutina.  Es una pena que su fantasma no fuera fantasma, que nunca dejó de ser real aunque me dijeras que si.

No importa, mi vida. Mi vida sigue sin ti  tal vez recordándote en ocasiones, maldiciendo mi ingenuidad, en otras, pero lo cierto, es que mi amor lo llevo conmigo.

¿Que repito la palabra "amor" muchas veces? Sí. Para que al leerla te familiarices con ella por que no la conoces, sobra decir que el sentimiento, menos.

Me despido tierna y dulcemente, dejando tu mundo insípido con un poco de sabor, tu hiel con un poco de miel. Si algún día me recuerdas, recuerda mi amor o si prefieres, no recuerdes.

No todo es tan triste, yo...solo creía que me amabas.

Palabras.


Palabras, palabras...siempre tuve la convicción de que era mi punto fuerte, lo que mejor sé hacer y contigo me doy cuenta de que no es así.

Te he dicho más de lo que debo, menos de lo que quiero, casi nada de lo que siento.

Te he escrito frases, líneas enteras, textos completos, mensajes cifrados, letras insulsas.

Te hablé y escribí ya en tono rosa, en melodía de amor, en mi impotencia: reclamos, en mi desesperación: a gritos, en mis madrugadas: vulnerable y a todas horas, desde el fondo de mí.

Tantas palabras y tanto tiempo y no he logrado acariciar tu esencia y hacer vibrar alguna fibra de tu ser.

La lluvia, el viento, el sol, el canto de los pájaros y los grillos por la noche han tratado en vano de ayudarme, tampoco los escuchas.

Se me acabaron las fuerzas, se fue mi creatividad, mi inspiración apenas comienza... ¿Y tú? En una nube a donde no puedo llegar.

Me voy con mis palabras a otro cielo, tal vez alguien las lea y se enamore de ellas.

Con lo único que me quedo es que no perdí la capacidad de hacerte reír, de robarte sonrisas con o sin palabras.

Búscame.


Te invito a buscarme en otra piel. Si, en su piel.

Búscame en sus besos y caricias, en su aroma y su sudor.  Búscame cuando se derrita entre tus manos, cuando te sonría al hacer el amor, cuando con frío busque tu calor y la tranquilidad de tus brazos. Búscame cuando vibre al sentir tu aliento en su piel y cuando deslice las yemas de sus dedos para delinear tu cara.

Búscame en sus palabras, comentarios y reproches, en su originalidad para reclamarte desde un beso hasta una falta de atención. Búscame en su ternura y paciencia para esperar  frases que no llegan (tal vez a ella si tengas el valor de decírselas).

Y hablando de valor, búscame si ella se atreve a decir lo que piensa, sin miedo, ni falsos adornos, ni vueltas, ni intenciones escondidas. Búscame en sus enojos, en sus celos, en su temperamento y cuando defienda lo indefendible..

Búscame en sus letras o en cualquier otra tinta, en su boca y su sabor, búscame en su mirada que dudo que te mire con el mismo amor que yo.

Búscame en tus deshoras, en tus tiempos sin tiempos, en tus madrugadas y tu despertar.

Búscame donde te venga la gana y si me encuentras aunque sea en un mínimo detalle o brisa de aire, no regreses, es demasiado tarde.

miércoles, 3 de abril de 2013

Quererte.

Me resulta tan fácil esto de quererte
No tengo más que quedarme callada
Y mirarte.

Pero no se trata sólo de mirarte
Sino también de cerrar los ojos
Y escucharte,
Tu risa y tu voz
Formando palabras que nunca dices.

Respirar el aroma de las hojas pisadas
Me facilita el quererte
Y hasta hacer equilibrios en las alturas.

Y también puedo
Dejarte circular por mis venas
Que al fin y al cabo
Son las alimentan a mi corazón.

Es cosa fácil esto de quererte
Y no estoy hablando de la facilidad
De mirarte o escucharte,
Mucho menos de la facilidad
De recordarte o respirarte.
Hablo sólo de quererte
Y eso es lo más fácil de todo.

lunes, 1 de abril de 2013

Desorden.

Si, eso me gustaría que pensaras de mi. Y que te enamoraras de mis ideas en el aire, de mis vuelos nocturnos, de mis ocurrencias locas, de mi inspiración idílica, de mi tinta azul, de mi torpeza absoluta acompañada de falta de coordinación, del brillo de mis ojos cuando te miro, de la sonrisa de algodón de azúcar que me arrancas, de mi descaro para hacer o decir cosas, de mi risa fácil, de mi distracción total, de mi romanticismo rosa y las ganas de hacer realidad las frases de alguna canción, del soundtrack que le pongo a los momentos, de mi melosidad para hablar y tal vez, algún día, de mis caprichos infantiles e instintos animales. 

Mientras tanto...te dejo el aleteo de las mariposas amarillas que tanto me gustan y que revolotean en mi estómago cuando estoy contigo.