martes, 28 de mayo de 2013

Me

Delinéame, degústame, desdóblame, descríbeme, desnúdame, dibújame, conóceme, deséame, alucíname, tócame , escúchame, silénciame, píntame, decórame, imagíname, cántame, adórame, piénsame, recuérdame, provócame, recórreme, grítame, muérdeme, víbrame, extasíame, sedúceme, bésame, reconfórtame, reconóceme, conquístame, enamórame, acércame, aléjame, excítame, explórame,  pruébame, acaríciame,  apréndeme, róbame, enciéndeme, préndeme, devórame,   suéñame, tómame, víveme, ámame...tu, contigo, en ti y a través de tus letras.

lunes, 27 de mayo de 2013

Amiga

Amiga, ve y dile. Así como yo lo hice por ti, devuélveme el favor, tu no me lo pediste, yo lo hice por amor.

Te he visto sufrir antes y estar llena de ansiedad, desde no saber de su vida hasta esperar un mensaje por whatsapp. No sabes la impotencia que sentía de verte mal y no poder hacer algo al respecto en ese momento. Ganas de tener una goma y borrarte todos sus recuerdos, de exprimirte tan fuerte que salieran todas las sensaciones que te dejó. De tener un plumero y sacudir el polvo de tu alma, ese que dejaron sus cenizas.

Después de él, aparecieron otros que te volvieron la sonrisa al rostro y te quitaron poco a poco el rencor. Sí, con el más reciente fue con el que hablé, al que le dije que no te hiciera esperar, que no te hiciera infeliz, que no fuera un patán, que no quiero volver a verte como antes te vi.

No pude evitarlo, me nació desde lo más profundo de mi ser. Sin tan solo pudieras ver tu imagen como te veo, entenderías el por qué. Puede ser mi instinto de querer ver feliz a la gente que amo y de desear que tengan lo mejor entre sus manos.

En mi caso, ya lo viste, contrario a lo que puedan pensar o la imagen que puedo representar, mi amor, mis letras y atención, son únicamente para el que puede hacerme suspirar.

Amiga, ve y dile. Dile que me gustan las cosas simples, que un café y una plática de horas me hacen feliz, que los pequeños detalles son los que me crean recuerdos, un mensaje, una canción, una llamada, un hacerse presente. (Si, ya sé, yo lo hago con mucha gente sólo para que sepan, en caso de sentirse momentáneamente solos que hay alguien en este hermoso planeta tierra que piensa en ellos.) Dile que soy una romántica incorregible que puedo ponerle música de fondo a las escenas y recrear incluso el videoclip de una canción en cuestión de momentos. Dile que me río de cualquier tontería y que mi mente procesa bobadas que salen por mi boca y terminan en carcajada. Dile que puede estar muy enojado y que a mitad de su enojo saldré con alguna ocurrencia solo para hacerlo reír.

Dile que soy "violenta y tierna", que soy muy sensible y lluevo con facilidad, también si quieres dile lo que dices tu de mi, que soy "brutalmente honesta", pero que no lo hago con el afán de ofender sino de proteger. Dile que me gusta cuidar sentires, escarchar momentos, andar ensoñando de nube en nube y si se deja puede ensoñar conmigo.

Dile que la vida solo es una y que venimos a este mundo a aprender y experimentar, que no le tenga miedo a mi amor ni a sentirse vulnerable, dile que tengo muchas letras en azul escritas para el, dile que...no, amiga, no le digas nada. 

Tal vez algún día lea  mi tinta, pero si puedes regálale  un lápiz, un borrador, una hoja y muchos colores, para que borre el pasado, coloree el presente y dibuje un futuro mejor para que sea inmensamente feliz con alguien que lo ame como el quiere.

Después, vamos por un café, un helado, al mercado, a comprar comida para gatos, a liberar mariposas, a reírnos como tontas mientras cantamos, a perdernos en calles que no conocemos o a donde sea que nos lleve el viento, menos a su recuerdo.




jueves, 23 de mayo de 2013

Corazón

Erase una vez una piedra,
con el golpeteo del movimiento constante se moldeó y tomó forma, 
con  una gota de sangre se tiñó de rojo 
y con un soplo de vida, 
empezó a latir. 


 

miércoles, 22 de mayo de 2013

Por que si.




Nada me enloquece más que saber que te pierdes en los reflejos rojizos de mi cabello, ver cuando naufragas en mi mirada y te ahogas en mi boca, sentir como navegas por mi cintura y la forma en que susurras mi nombre en mi oído, me desbarata cuando te cambia la voz y me dices “amor”. 

Lo que derrite definitivamente a la escarcha es tu risa y tus sonrisas, y saber que soy la causa que las provoca.

 Tal vez no lo sepas, pero hoy, todavía tengo tu sabor.

domingo, 19 de mayo de 2013

Ese

Ese, con el que salí hace unos días me trató como a una princesa de cuento. El, es un caballero andante, con carro, pero...andante.

Alto, delgado, mirada clara, te deja entrar en ella y explorar que es lo que piensa y si le preguntas, lo dice. Sonrisa gentil, abierta, genuina. Amable al trato, cortés, expresivo.

Te confieso que lo primero que me atrajo de el, fue su rápida capacidad de decisión. Te platico como fue. Me invitó a tomar un café, el horario que me propuso, no se acomodaba al mío, entonces, le dije lo que a todos los que me conocen: "después de las nueve de la noche". Quedamos entonces a las nueve con veinte.  ¿Qué es lo extraordinario de eso? Su apretadísima agenda y su horario de trabajo tan largo y con todo, siempre tiene tiempo para mí. Para mandarme un mensaje, una llamada, a la hora que sea y sólo por que sí. Es lindo saber que por un momento de su día piensa en mi y se hace presente.

¿Que no te había contado de el? Mi vida, ¿cuando te he platicado de alguien que no seas tu y del único "ex" que sabes?

No me bajó el sol, la luna y las estrellas. No me llenó de frases lindas y hechas. No trató de impresionarme con algo. Solamente fue dulce, tierno, cariñoso.

Me gusta la forma en que me mira, como se enternece su mirada y al mismo tiempo se pregunta "¿que va a hacer ahora esta loca de atar?"  Es grato saber que se ríe de mis tonterías y mi desenfado, como usarlo de perchero o quitarme los tacones para comprobar que realmente parada a su lado soy mini. ¿Te dije que es alto? Si, mide 1.90 cms, y supongo que sabes, (quiero creer que sabes) que yo mido 1.61 cms.

Ya estoy desvariando. Soy un poco dispersa y eso, si lo sabes aunque no te encante, (a el si y me pregunta a donde vuelo).

Ese que me hizo reír, soñar, volar, ser quien soy. Ese que buscaba mi sonrisa y mis manos, ese que cumple lo que dice y no me hace esperar, ese que acaricia mi cabello y me abraza protectoramente, ese que quiere una oportunidad para entrar en mi vida y llenarse de miel, ese que me tuvo entre sus brazos y me besó hasta agotarme los labios, ese, pudiste ser tu.




viernes, 17 de mayo de 2013

Con intereses.



No espero más de ti 
de lo que ya me diste, 
sería inútil, 
pero me has dado tan poco, 
que me quedas debiendo.

jueves, 16 de mayo de 2013

Te acordarás.


No tienes que decírmelo, yo lo sé.
Sé que te acordarás de mi cuando veas las tardes nubladas y lluviosas y la lluvia te hablará de mi y te dirá con cada gota todo lo que yo alguna vez te dije, también cuando veas la escarcha y te des cuenta de su fragilidad y a la vez de su dureza.
 
Sé que me recordarás cuando alguien mencione a mi madre tierra o hermana humanidad, cuando veas un atrapa sueños, cuando un día cansado o con algún malestar físico necesites energía, de cerca o a distancia, sin importar la hora, cuando suene el teléfono a una hora no esperada y no sea yo o bien serán las 10 pm y el teléfono siga mudo, también te acordarás cuando veas unas manos cuidadas y delicadas o un anillo de 7 aros y cuando conozcas a alguien con modales casi perfectos y vocabulario impecable.
 
Y créeme sé que te acordarás de mi cuando Burguer King sea tu primer y último  recurso o cuando una malteada te sepa a nostalgia. ¿Y en el cine? Si alguien tolera tus gracias y permite que te recargues toda la película, y sabe de antemano que sus palomitas serán tuyas y el refresco ni lo probará, bueno...también me recordarás. Cuando pienses en las promesas no cumplidas, los regalos no dados y los detalles que se perdieron en la nada así como toda la palabrería que alguna vez dijiste y fue convincente, me recordarás.
 
Te acordarás también si necesitas una dosis de ternura, o cuando conozcas a alguien más cursi que un nabo que sea capaz de llenar tus sentidos de miel que no puedas despegarte después. Te acordarás cuando leas alguna frase célebre o un pensamiento profundo, te acordarás cuando alguien mencione la tinta azul y en ese momento recordarás que quedaste inmortalizado en mis letras y de ser hombre te elevaste a dios, cuando escuches mi nombre y alguien te diga “mi niño” o sencillamente cuando tu nombre cobre la mejor expresión en su voz. Te acordarás de mi si alguien te pide una camiseta gris, si se fascina con tus jeans y juega con tu reloj. Yo sé también que te acordarás de mi si escuchas a Filio, a José José o si ves a alguien que llora con la música, así, sin tapujos y viviendola al máximo o bien en un canta bar o un karaoke clandestino y si alguien canta, por el solo placer de hacerlo o lo hace pensando en ti, tu mente volará hacia mi.
 
Te acordarás de mi también cuando la soledad empiece a ser tu mejor compañía y cuando necesites un corazón para tu pecho, unas alas para volar y un cielo para expandirte. Te acordarás de mi cuando veas un poste y te sea intrascendente y al lado de ese poste hay un espejo y te veas sin mi. Te acordarás de mi, lo sé, cuando veas volar a los ángeles y jueguen bolos o uno de ellos te bese en la nariz, cuando las hadas te den vueltas en la cabeza y los duendes te visiten, y ¿por que no? Cuando descubras que el último unicornio no ha muerto.
 
Cuando tengas ganas de reir sin inhibiciones y necesites que alguien te arranque una sonrisa y risa fácil o quieras llorar y desahogarte y necesites quien te escuche y que por segundos te pare el mundo para que puedas descansar, ¿sabes? Sé que me recordarás. Cuando quieras quitarte las máscaras y ser tu, desde adentro, sin fingir lo que grita tu esencia, te acordarás de mi cuando busques esa isla para refugiarte. Te acordarás de mi el día que alguien pueda desnudar tu alma con solo mirarte y tocarte las manos y pueda entrar a esa parte etérea y vulnerable de ti, navegar en tus defectos y naufragar en tus cualidades.
 
Cuando alguien te robe un beso o te encienda con una mirada y te lleve al cielo o directo al infierno, te acordarás de mi. Si alguien respira de tu aliento y es capaz de beber de tu boca elixir o veneno y la desea tanto que  termina consiguiéndolo, me recordarás. Mientras que yo...alguna vez pensaré en ti cuando escuche tu nombre, amor.


Septiembre de 2002. 

martes, 14 de mayo de 2013

Lluvia

Medianoche y llueve. 

Ha llovido todo el día allá, afuera y también llovió todo el día, acá, adentro. 

Mis ojos se volvieron nubes desde temprano y empezaron con una ligera llovizna que el chipi chipi impidió que la máscara para pestañas se fijara, mucho menos el maquillaje.

Desperté con sensación de pérdida de ti, de lejanía, de manos vacías, de suspiros agonizantes, de corazón desangrante, de ansiedad ansiosa, de nostalgia amarilla por tu verde bilis y lloví. 

Hubo una tormenta en mis ojos en la tarde, los truenos eran mis sollozos y los relámpagos el dolor de mi agonía. Fue tormenta eléctrica, todo mi cuerpo recibía la corriente y temblaba. 

Tengo que decirlo, solamente tres hombres podrían conseguir que saliera en pleno diluvio: mi hijo, mi padre y tu. Y el primero lo consiguió, me derritió con su mirada de miel.

Tardé más de la cuenta en regresar a casa, soy una amante de las tardes lluviosas y se me atravesó un parque con una banca y una fuente, así que me estacioné y me bajé. Me puse los audífonos, encendí el mp3 cuya frase de pantalla dice : every moment has its music. Y tenía música para lluvia.

Dejé de llover para sentir la lluvia y tuve que parar la música. El concierto que el cielo me ofrecía era superior a cualquier cosa. 

Había un torneo de bolos. Si, los ángeles jugaban bolos. Cada trueno era la bola rodando y de tanto en tanto, al caer el relámpago, eran chuzas. 

Un ángel me besó, ¡lo juro! No como tu, aclaro. Una gota cayó exactamente en la punta de mi nariz y cuando eso pasa, es que te ha besado un ángel.

Amo la lluvia, por que me entiende y se mimetiza conmigo, se lleva mis lágrimas y les cambia el sabor. Me inspira, por eso escribo este sin sentido sentido porque de pronto dejaste de ser mi hombre de fuego y te convertiste en mi hombre de agua y créeme, muero de sed.

Al regresar noté que ya no llovía, adentro, aunque afuera, las nubes siguen llorando.






lunes, 13 de mayo de 2013

Cobarde

No sé de que otra forma referirme a ti.

No, no estoy enojada, mi vida, solamente decepcionada.

Aclaro, no es tu culpa, no hay culpables, sólo responsables y en este caso, soy yo.

Si, yo y mi estúpida ilusión rosa, esa necesidad (¿o necedad?) de idealizar al hombre para convertirlo en muso y elevarlo a niveles que tal vez, ni siquiera él se imagina.

Tendrías que haberte visto con mis ojos, desde esa parte de mi cerebro que se obnubila cuando se enamora, desde el corazón que aceleraba sus latidos cuando te veía, desde los pulmones que cortaban la respiración al detenerse por segundos cuando te escuchaban, de esa sensación química en mis vísceras que yo les llamé mariposas por que revoloteaba algo indescriptible en mis entrañas cuando sentía tu energía, desde esa descarga eléctrica que recorría todo mi cuerpo provocando que mi epidermis temblara con tu contacto. 

Tendrías que haber visto el amor en mis pupilas cuando hablaba de ti, incluso como me cambiaba la voz al mencionar tu nombre, tendrías que haber visto mi sonrisa que aparecía nada más de recordarte, también el rubor de mis mejillas.

Supongo que supiste o sabes, todo lo que me inspiras, cómo y en que dimensión. Tendrías que haberme leído, a mi y a mis letras, para tener la certeza absoluta.

Hoy puedo decir que no te importa, que nada te interesó. Que mis arranques de detalles tiernos, esos destellos de magia por instantes, mi romanticismo incurable, mi tinta a deshoras, mi mundo musical, mi risa fácil, mis ocurrencias y mi sencillez para ver la vida, se convirtieron en suspiros y se fueron con el aire. 

¡Qué triste que le tengas miedo al amor, a mi amor  y a las maravillas que éste puede hacer por ti (y contigo)! 


¿Por qué tienes tanto miedo de amarme, enamorarte y entregarte a mi?

Sólo déjate fluir y notarás que puedes vibrar con el sonido de mi voz en tu oído, el aliento de mi boca en tu cuello o el roce de mis dedos deslizándose por tu espalda. Déjate sentir y despegarás los pies del suelo y empezarás a volar.


Pero no, eso no pasará. ¡Te falta valor! ¡Tu miedo se convirtió en pánico! Un pavor irracional a ser lastimado, como si no fuera eso parte de la vida en algún momento. Levantaste unas murallas enormes, que no pude franquear, si acaso, sólo visualizar lo que había del otro lado. Y con todo y las sombras, me gustó.

Tu extraña mezcla de soberbia y explosividad, con un hermetismo innecesario, tu agresividad, tu rigidez, tu manera de ver el mundo complejo diciéndome abiertamente que soy muy simple, tu frialdad, tu mente maquiavélica, no me las compro, mi vida.

Soy traductora, así que puedo traducir algunas de tus actitudes.

Eres un niño emberrinchado por que este girasol es tan distraído que no se da cuenta cuando se oculta el sol y también se abre a la luna y gira para ver las estrellas, cuando sólo tendría que ser tuyo, mi sol.

Puedo oler tu miedo a mi, a este vuelo nocturno que puede desnudar tu alma con solo tocarte las manos, que puede ver atrás de tu mirada y adivinar lo que sientes, que ha visto y sentido al hermoso ser humano que eres cuando dejas de lado todas tus barreras. Te confieso que amo cuando tu frío invierno se derrite con mi ardiente verano.


Soy apasionada, impulsiva, intensa, cariñosa, entregada, leal  y lo sabes y tienes miedo de sentirte vulnerable, de  experimentar lo que es sentirse amado a plenitud, con todos tus defectos, pero también con tus virtudes,  por alguien como yo. Con sensibilidad a flor de piel y amor fluyendo por todo mi ser. Entre otras cosas, que tu ya conoces. 


No es reproche, mi vida, solo quería que lo supieras. Mis expectativas de ti eran altísimas, estabas en un pedestal y diste un paso en falso, mal pensado y te caíste. Y ese ángel perverso, se convirtió en un mortal. Ángel, demonio, dios u hombre, no importa, yo sólo quería que me amaras.



Un minuto de silencio por aquellos amores que se nos van por no arriesgarnos.











sábado, 11 de mayo de 2013

Quisiera


Quisiera estar contigo 

cuando digas mi nombre

en el justo instante en que la soledad

haga reaccionar a tu corazón

y con certeza,

se decida a arriesgar todo 

por eso que sientes.

miércoles, 8 de mayo de 2013

En azul


Escribiéndote en azul porque aún no puedo cambiar de tinta y deslizarme en otro color.

Soy cuenta cuentos y cuenta historias y contigo podría inventar tantas solo por que dices "úsame para lo que quieras".

Podría usarte de lienzo y dibujar soles, lunas, estrellas y constelaciones, también unir los puntos que forman tus lunares.Ven, siéntate conmigo en los cuernos de la luna y esperemos a que brinque la vaca, por que cuando se llene, el conejo ocupará todo el espacio.

Podríamos esperar un eclipse o una estrella fugaz, pero vamos a robarnos la obscuridad de la siguiente luna nueva para hacer lo que no hacemos con luz.

Te confieso algo, no busco estrellas en el cielo tengo una brillante prendida a mi cuello y un puñado de estrellas doradas en mi muñeca para cuando no haya, para cuando no se vean.

Te regalo la luna envuelta en una canción mientras descanso de caminar en planetas que no son míos, escribiéndote en azul.

Lo primero que te escribí.


Gracias por desdoblarte de mis letras y formar parte de mi mundo "real" por unos instantes, por hacerme sentir cosas insospechadas pero verdaderas, por que viví en una hermosa nube rosa, no contigo ni junto a ti, si no por ti.

Gracias por que sin conocerte, conocí lo que quisiste y solamente esa fracción, tal vez mínima y no tan veraz de ti es, no lo más cercano a mis sueños pero si a ese ser perfecto que siempre quise para mí.

No se puede perder lo que nunca se tuvo y sé que nunca serás mío, que tal vez ni siquiera te acuerdes de que existí en tu vida.

No puedo garantizar que tu recuerdo será eterno, pero tu nombre pronunciado por mis labios se quedó tatuado en cada fibra de mi ser.

Bienvenido a mis imborrables eternos...

martes, 7 de mayo de 2013

Hombre de fuego.

Tu mirada me quema. Quema mis ojos cuando se posan los tuyos sobre ellos, me pierdo por completo y me rindo ante las llamas que seductoramente bailan en tus pupilas. 

Tus manos me encienden al mínimo roce y cuando recorren mi cuerpo me hierve la sangre, me elevas la temperatura, transpiro pasión cuando tu ansiedad me busca.

Tu boca me abrasa al sentirla en la mía, tu lengua calienta mis ganas y tu saliva es lava volcánica. 

Tu cuerpo perfectamente trazado por una línea recta combustiona al mío, lo convulsiona, lo prende, lo electriza. Ateza todas mis pasiones y altera emociones que no surgen con alguien más, solo contigo.

Tu voz en mi oído funde todos mis límites y buenos principios para hacerlos llegar a sus finales. 

Tu mente perversa -que es lo que más me excita- calcina a la mía, la vuelve cenizas y soy completamente tuya. 

Eres deseo, provocación, sensualidad materializada, sexualidad a flor de piel, ardor, enardecimiento, arrebato, un volcán en erupción.

Eso eres tu,  mi hombre de fuego. Yo, tu mujer ardiente.  Te propongo que hagamos un incendio y llenemos el cielo de fuegos artificiales. 

lunes, 6 de mayo de 2013

Brina Nbb

Me despido. Lenta y suavemente esta madrugada.

Deja que me desnude por última vez ante ti y te cuente alguno de mis secretos. 

Brina, palabra en italiano que en español significa escarcha. Nbb, en italiano, nebbia, sin vocales, que en español significa niebla. 

Soy como la escarcha, parezco fría, dura, difícil de romper, fácil de quitar, a veces frágil, blanca, bonito adorno cuando ocupa mucha superficie, cubre, rocía y también penetra.

Soy como la niebla; difusa, confusa, te puedo envolver y perderte un momento en mí, tanto que no puedes ver más allá, aunque sea por unos instantes.

Ya me conoces, sabes lo que hay dentro de mi mente y la manera tan loca, rápida, perversa, musical y romántica en que trabaja.

Conoces mis gustos, mis pasiones, mi letra, mi tinta, mis letras. Conoces esa parte que los demás llaman rareza y que para ti no lo es, esos temas que no platicaría con casi nadie y que, a decir verdad, me quedé con las ganas de hablar contigo por horas ante tazas de café y tiempo sin tiempo.

Eres perceptivo, receptivo y observador, así que dudaría que no sepas lo que me provocas.

Dolor, de saber que sólo soy instantes de algo en tu vida, unos minutos en tu apretada rutina, de mi amor amándote en silencio, de no ver mi reflejo en tus ojos cuando yo me pierdo en tu mirada, de que soy una mujer enamorada, que vibro por ti y de eso, tu no ves nada.

Me excitas la mente, me inspiras, despiertas mis más escondidas emociones, me humedeces, provocas un mar de sensaciones que destila cada poro de mi ser.

Me transformas, me trastocas, me transportas a lugares dentro de mi que no conocía, alteras mis más bajos instintos y todos mis sentidos.

Mi ser se convulsiona por ti y soy un manojo de nervios, no ato ni desato, no encuentro las palabras, tiemblo, siento oleadas de calor indescriptibles, soy más torpe de lo habitual, porque mi cuerpo se rebela y sonríe liberando pájaros con las manos. 

Sacudes una parte de mi mundo y lo mueves, lo pones de cabeza y a mi con el.

Soy un girasol por ti. Soy un vuelo nocturno que se plasma y se desliza en azul.

Me paré de puntitas para ver mi futuro contigo y al parpadear vi que el tuyo no es conmigo.

Es tan absurdo ésto de amarte si ni siquiera sé a que sabes, si  nunca me has tocado.

Toda la revolución y combustión interna ocurre con tu presencia, tu cercanía , tu voz, tu energía, tu luz y tus sombras.

Me quedo con el último roce de tus manos y los suspiros que te robaste.

Soy una bomba de tiempo que estallará en cualquier momento y no le permito decirte a mi voz que me cansé de esperar-te, de pensar-te, de imaginar-te, de inventar-te y reinventar-te cada noche.

Si, entérate, eres mi muso desde hace muchas letras, ahora formas parte de mis imborrables eternos.

Si, soy como la escarcha, parezco dura, fría, pero con un poco de calor se derrite y tú, mi sol, me deshielaste. Ahora como agua, me voy de entre tus manos.


viernes, 3 de mayo de 2013

No te encuentro.

Esto me va a doler más a mi que a ti.


No te encontré. Te perdiste.



Tenía la hoja en blanco, la tinta azul, la ventana abierta, la noche a punto, faltabas tu y ...no llegaste.



Te busqué dentro de mi, dentro de cada una de mis vísceras como si al desgarrarme el corazón aparecieras, navegué en mi sangre y casi me ahogo, pero no estabas, escalé sobre mis huesos, y juraba que me esperabas en la columna vertebral que tantas veces se estremeció sólo con tu presencia y no había rastros de ti.



Me traicionó el silencio y dejó hablar a mi mente. Y en ese instante lo supe: entre más te acercas, más me alejo.



Y ese hombre de fuego que quería para mi, es un témpano de hielo que mi calor no derrite.



Sólo hubo vacío y mis lágrimas cargadas de desilusión aderezadas con desamor.



No pude inventarte ni reinventarte como lo he hecho en las más de treinta madrugadas recientes. No pude desdoblarme para idealizarte pero si para plasmarme. Es tan grande mi decepción de ti, que mi inspiración no te percibe como antes. 



Tal vez sea solo hoy, pero no siento el cosquilleo en el bajo vientre solo de pensarte y la única humedad está en mis ojos, que llueven. 

Mujer

Desde la mujer que soy te escribo.

Soy un inmenso mar de contradicciones, una caja de sorpresas, un día de fiesta, una mañana cálida de primavera y a veces fría como el más crudo invierno.

Soy dominante, controladora, desinhibida, deliciosamente atrevida, impulsiva, explosiva, directa, caprichosa, necia, decidida, de carácter fuerte y de armas tomar. 

Soy tierna, dulce, romántica, alegre, de risa fácil, de lágrima viva, simpática, ocurrente, tengo un sin fin de datos inútiles guardados en el disco duro de mi memoria, cuenta cuentos, cuenta historias y cuenta estrellas. 

Soy musical, canto todo el tiempo y le pongo melodía a los momentos de mi vida y  de la gente que la rodea. Bailo, sola o acompañada, la música mueve mi cuerpo sin mi consentimiento. 

Soy una sensación completa a flor de piel, intensa,  apasionada, entregada, fuego, vibro.

Soy discreta, silente, distante, inocua, secreta, incondicional, fiel, leal, confidente.

Amo la vida, la gente, las cosas, el mundo y todo lo que en el existe. Confío en todo y en todos. Amo por el simple hecho de amar, por estar viva y tener un vehículo físico donde mi alma habita y a través del cual la vida me fluye y me grita y me invita a disfrutarla a cada instante y es tan grande esa sensación que deseo compartirla con los seres que están conmigo.

Soy inspiración en tinta azul a deshoras, vuelos nocturnos y magia continua.

Soy distraída, despistada, desorientada, torpe, un manojo de nervios, desordenada, desvelada, bobalicona. 

Amante de los libros, las letras, el arte, la cultura, una buena plática, el café.  Me enamoro de una mente y si la admiro, la mía, le pertenece. Vivo por el amor al detalle. Por cuidar sentires. 

Sé que no soy la ideal de cualquier hombre, pero ahí radica exactamente lo que quiero, no a cualquier hombre.

Quiero un hombre que me ame absolutamente por lo que soy. Que sea lo suficientemente inteligente para entender que mi forma de expresarme con el mundo en forma cotidiana es simple y llena de dulzura, con coquetería natural. Que mi voz no pide permiso para llamar a los demás seres humanos: corazón, darling o alguna otra ternurada que de pronto sale de mi boca. 

Que tenga la fortaleza para sostenerme cuando me caigo, la bondad para abrazarme cuando lloro, la serenidad para soportar cuando me disperso, las alas para volar conmigo, la suavidad para aterrizarme cuando me elevo, el carácter para mantenerme a su lado, la conquista contínua como yo lo hago, para crear un universo para dos, donde los demás están invitados, la astucia para seducirme, la lealtad y fidelidad para que confíe en el, la pasión para hacerme suya, la caballerosidad para que yo siempre sea una dama, el amor amante para amarle incluso sus defectos. Que tenga seguridad en el, para saber que aunque no estemos juntos, "a pesar de mi abierta forma de ser", estando enamorada, soy suya de la cabeza a los pies. Que sea íntegro y con convicción en sus principios, pero también flexible para poder fluir. Que sea mis ganas de no estar con alguien más. Que despierte mis instintos y mis ansias de mujer.

Que disfrute la vida,  las cosas simples, que seduzca mi mente, que le guste el factor sorpresa. Que no le tenga miedo al amor ni a sentirse vulnerable por los efectos que estar enamorado causa. Que se lea en mis letras y provoque mi tinta para seguir plasmándome. 

Si, desde la mujer escarchada que soy, te escribo, de madrugada, en azul y a tu espera.








jueves, 2 de mayo de 2013

Infiel

Te lo juro, ¡no te fui infiel!

Todo fue..."casual". Te cuento, mi vida.

Estábamos plácidamente sentadas en un bar, ella y yo, si..."ella",  conversando animadamente de amigos en común, tratar de mejorar al mundo, su galán, tonterías, ya sabes como me gusta hablar de cosas fantásticas como reencarnación, unicornios, hadas, de ti y tus planes conmigo, por ejemplo. 

Cuando sin sentir ya se habían acercado ellos. No, no eran unos desconocidos, son amigos míos. Se ofrecieron a acompañarnos el resto de la noche y la idea no parecía mala. He de admitir que para ese momento, las bebidas etílicas previamente consumidas ya me habían causado cierto mareo, también lo sabes, mi vida, no soy amiga del alcohol. 

Cobardemente te hago responsable de lo que ocurrió en el transcurso de la velada.

Quiero creer que lo que orilló a que su mano descansara suavemente sobre mi rodilla cruzada fue sentir las medias de red, que evidente atraían su mirada sobre mis piernas, que seguramente lo que veía era la falda. Nunca percibí que tuviera manos tan grandes... 

La música estaba muy fuerte y para conversar, se tuvo que acercar a mi, para que lo escuchara, claro está. Nunca noté lo dulce de su voz hasta que me habló al oído.

Había mucha gente y eso lo obligó a acercarse más a mi, razón por la cual es evidente que pasó un brazo por detrás de mi espalda y la mano subió un poco más de la rodilla. Nunca me había fijado lo grande que es y lo protegida que te puede hacer sentir.

Y así al calor de las copas y el color de la noche, entre pláticas, bromas y risas, decidió decirme que la blusa de hombros descubiertos resaltaba la belleza de mis lunares y que eran muy sugerentes los que dejaba ver el escote. Nunca pensé que fuera tan observador.

De pronto, sentí su incipiente barba subiendo lentamente por mi brazo recorriendo los lunares hasta llegar al cuello donde el lóbulo de la oreja le quedaba al alcance de su boca. Nunca pensé que fuera tan osado.

Cerca de la oreja está la mejilla, lo sabes ¿no? Su boca, se fue deslizando lentamente por ella, hasta llegar a mi boca. Supongo que la base de maquillaje ayudó al deslizamiento.

Cuando me besó y cerré los ojos pensaba en ti, en tus besos no dados, en tu posible sabor, en que fueran tus manos, tu respiración.

Había pasado acaso, una hora entre que te vi y el apareció. Yo todavía traía tu  efecto encima, tu mirada, tus palabras, tu roce y estúpida presunción. Me hervía la sangre y yo estaba a punto de ebullición.

Los primeros cinco besos pensaba en ti, para los demás, me dejé llevar. Nunca pensé que besara tan...

Te aclaro, mi vida, yo no lo toqué. Con el no tengo la confianza suficiente como con el que salí ayer. 

Todo lo que pasó ese día, pudo haber ocurrido contigo. Aunque sé, que nada de eso sucederá. Mis ansias acumuladas por ti, se desahogaron en su lengua, en su saliva, en su temblor. Me hubiera encantado que fuera tu voz la que dijera todo lo que en su voz oí. Yo no  supe que el era tan creyente hasta que lo escuché decir "oh, Dios", mientras  me besaba y abrazaba. 

De hecho, no te fui infiel, por que ahora recordé que tu y yo, no somos nada. 










miércoles, 1 de mayo de 2013

Mientras tanto.

Algún día llegará quien me ame en exclusiva. 

Quien no comparta su amor, sus caricias, sus besos, su atención, su sabor con otro ser además de mí.

Alguien que se interese por mí, por lo que soy, siento y pienso. Que tenga curiosidad de leer-me en mis letras y entre líneas para que conozca realmente quién y cómo soy.

Alguien a quien le importe formar parte de mi mundo, obligándome dulcemente a abrirme y dejar que salgan muchos sentimientos que sólo otras almas ligadas a la mía, conocen de mí.

Alguien con quien pueda platicar horas infinitas y reír y llorar a su lado y con él. Alguien que sabiendo mi punto débil sea tan humano que no me lastimaría atacando ese frente. Alguien cuya sensibilidad vibre al ritmo de la mía y vea en lo más ordinario cosas extraordinarias.

Alguien que sin miedo abra la caja de Pandora y a pesar de todo, me ame.

Alguien con quien compartir una noche bohemia perdida tontamente en su mirada. Alguien con quien pueda ser cursi y llamarle solo "por que si". Alguien que me sorprenda, se haga presente y sea más original que yo.

Alguien de risa fácil y sin complicaciones, con una dosis un poco más soñadora y optimista que la mía. Alguien que me piense, me extrañe y sea capaz de decírmelo.

Alguien que acepte y ame mi amor y tiempo compartido con mi regalo de Dios y tenga el entendimiento suficiente para saber que tengo una vida en formación en mis manos y el privilegio de compartirlo con él.

Y hasta que llegues, mis letras buscarán escribirse, la tinta azul seguirá fluyendo, mi inspiración volará en la noche creando, ensoñando, deseando, suspirando, buscando. Continuaré desdoblándome y plásmandome, inspirada por distintos musos, mientras tanto.