domingo, 30 de junio de 2013

¿Qué hago yo?

Mi mente soñadora  y fantasiosa, pensó ver  "algo" en tu mirada y verme reflejada en tus ojos, mi cuerpo creyó sentir-te en algunas ocasiones, con un simple roce. 

Todo mi ser se auto engañó porque sabía que había alguien más, en algún lado esperándote mientras tu me endulzabas y devorabas mi mente. 

Ahora entiendo que si no hablamos, no es porque no puedes, es porque no quieres, aunque duela aceptarlo. 

Hace más de 256 kleenex y no sé cuántas lágrimas que me han dicho que te olvide, que llegará alguien que realmente tome mi corazón en sus manos y ame mi amor y todo lo que el conlleva, pero...apareciste en mi vida en el momento menos esperado, pero en el más indicado. 

La magia que creó tu ser en mí, dejó huellas imborrables y hay un cambio irreversible. Claro que me he preguntado una y mil veces que se sentirá sentirse amada por alguien como tu. Tú tienes una vaga idea de lo que es sentirse amado por alguien tan...etéreo como yo. 

Quiero creer que te dio miedo, no que fue falta de interés, darle la oportunidad a ésta loca enamorada de la vida, que libera mariposas amarillas, entrar en tu vida, sacudirla un poco y enamorarte de ella, de mí. 

Ahora me pregunto ¿qué hago yo?



martes, 25 de junio de 2013

¡Amor de mi vida!

¡¡¡Claro!!! No hay quinto malo...
Pienso. ¿Y si tu te repites? 

Si, tu eres el tercero, deja busco un cuarto y de pronto, te apareces de nuevo para ser el quinto y ser el amor de mi vida. 

¡Soy genial!



viernes, 21 de junio de 2013

¿Te parece?



Yo prefiero la primera opción. Creo que tu la segunda. Te propongo un punto medio: vamos a ignorar que no nos queremos y en base a eso, podemos hacer una historia, tan breve o larga como se vaya planteando. 




lunes, 17 de junio de 2013

¡Qué difícil!

Es tan difícil escribir pensándote y tratar de recordarte que me veo obligada a hacerlo imaginándote.

El simple hecho de tratar de plasmarme para "hablarte" me tiene en un franco y confuso bloqueo mental. Eran tantas mis ganas de escribir y no pasaba de dos líneas, si lo pienso realmente, es difícil creer que alguna vez te amé, por que estoy segura que lo hice (¿o no?).

El 28 de mayo de hace dos años justo al abrir los ojos al despertar, me dí cuenta de que ni siquiera me reconocía, ya no era yo, ni siquiera quién te hubiera gustado que fuera. No sé en que momento me perdí y dejé de ser un día de fiesta para convertirme en un día gris. Al mirarme al espejo no encontré brillo en mi mirada y tampoco me reflejaba una sonrisa, así pues, viéndolo a distancia, todo fue un golpe de suerte.

No soy víctima, ni lo seré ahora. No hay culpables, solo responsables y a cada uno le corresponden unas cuantas páginas de este cuento corto que no tuvo -aparentemente- un final feliz.

Siempre odiaste mi forma tan simple y clara para ver la vida y justo eso, fue lo que me trajo al olvido como mejor amigo a menos de un mes de que acabara la historia. Sólo por que hay fotos y testigos, sé que existes, ahora eres como una pieza de un rompecabezas que no embona por que al empaquetarte se equivocaron de caja.

Mi final feliz empezó el 28 de mayo justo cuando te saqué de mi vida. Estoy segura que sabes que me quedé con lo mejor que hubo, un guerrero que es mi compañero de vida y que me alegra cada uno de los minutos de mi día y que es un ser en desarrollo hermoso, que claro, tu no lo sabes por que no te importa...a mi tampoco, que no te enteres.

A diferencia de ti  durante este periodo no ha entrado alguien a mi vida. No, niño, no te equivoques. No es por que te ame o te extrañe, no...sabes bien que no guardo fantasmas en mi maleta y que los demonios los exorcizo con mis letras. Es por respeto a mí y por la otra persona que merece a alguien sin ataduras.

Mi atadura contigo es un papel que no firmas, que a fin de cuentas, te urge más a ti, que a mi. No tengo prisa, no hay alguien que me ame y esté esperando mi libertad, a excepción de la vida misma que te está cobrando la factura.

Escribo hablando en voz alta y a  mí por que si fuera a ti  solo hay vacío. ¡Es increíble que después de haberte amado, ni tu recuerdo me sabe!





Martes, 31 de mayo de 2011

Tatuarte.




La mejor forma de tatuarte en mí

es  delinearte con las yemas de los dedos

hasta que puedan en su independencia

dibujarte aunque no estés presente.

miércoles, 12 de junio de 2013

No lo beses.


Si, me la podrías cantar. 

Piensa que tal vez en algún momento no me sentí feliz con la situación como estaba: indefinida. Y siendo dispersa como soy, de pronto un día al parpadear y voltear conocí a alguien y pensé que no sería mala idea darle una oportunidad de conocernos. 

No sé si lo pensaste o solamente ocurrió, me dejaste ir y con tus actitudes me orillaste a alejarme de ti por tiempo indefinido. Pero créeme, si todavía te atreves a afirmar que soy tuya, ten por seguro que regresaré y puedo no amarte de la misma forma pasional, romántica y loca que antes, pero si más serenamente.

No lo besé como a ti, ni lo acaricié de igual forma, ni lo miré igual, no por no acordarme de ti, sino por que el es tan distinto. Ellos, son distintos. Me he tropezado unas cuantas veces en este tiempo y aún hoy no te podría decir con exactitud quien sería el nuevo dueño de mis letras. 

Te lo dije desde el principio, mi vida; si me quieres, me tienes. Mi amor enamorado no te sintió y prefirió compartirse. 

Si, mi vida, también lo sabes, eres la excepción a mi regla, sabes que vuelvo y me quedo y todo lo vivido será historia escrita en papel y tú, en mi piel. ¿Cómo? Ya lo sabes, unas cuantas palabras a tiempo, un café...y algo más. 

Hasta entonces, darling. Antes este día era para ti, hoy...lo comparto con alguien más. 





martes, 11 de junio de 2013

¿Qué puedes decir?


Déjame imaginar una escena. ¿Qué dirías de mi? Que una noche cualquiera aparecí, con un aire de despiste que no puedo con el, con la mirada perdida como si buscara algo o alguien, silente pero a la vez rompiendo el espacio.

Que en un parpadeo noté tu existencia y quedé prendada de ti, de tu mirada penetrante, de tu delgadez, de tu estatura y que al escuchar lo suave de tu voz, me derretí.

Que al paso del tiempo notaste que yo era un girasol y tu, te habías convertido en mi sol. Que giraba hacia donde estabas y emanaba luz y calor. Que era un satélite vivo alrededor de ti, mi tierra y que pintaba estrellas en mi piel y lunas en mis ojos por ti.

Que tenía una sonrisa de algodón de azúcar del tamaño de una rebanada de sandía que se dibujaba en mi rostro solo por ti, que había mariposas amarillas volando a tu encuentro y flotaba en una nube rosa, si, por ti.

Que me desvivía en detalles por robarte una mirada cálida y decía tonterías para arrancarte la risa y egoístamente decir que era mía.

Que me enamoré estúpidamente del hombre (que me hiciste creer) que eras y que de pronto, te convertiste en mi muso. Que te escribí correos, mensajes de texto, letras en tinta azul, aún cuando muchos no tuvieron respuesta.

Que te entregué mi amor incondicional y que a pesar de que tus actitudes hacia mi eran agresivas y a veces hirientes, ahí estaba yo, mirándote alelada.

Puedes decir, si quieres, que durante el tiempo que babeaba por...corrección, suspiraba por ti, no salí con nadie, por esperarte. Sólo con mis amigas  y eso, a veces, el resto de mi tiempo era tuyo. Después las cosas cambiaron y...eso es otro tema que después te contaré, mi vida.

También dí, si así lo deseas, que decidiste castigarme con el látigo de tu desprecio e ignorarme, ausentarte, decirme cosas que un caballero no diría y algunas más que no cumplirías pero que se escuchaban lindas saliendo de tus labios, con todo y eso, seguía ahí. Esperando, aguantando. 

Dí que te rogué, que te lloré, que no dormí por pensarte, que me mordía los codos de desesperación (las uñas no, las cuido mucho), que te buscaba en mis madrugadas y te ansiaba al despertar. 

Que despertaste todos mis instintos de mujer, que excitabas mi cuerpo  y provocabas mi mente. Que pudiste haberme tomado y haberme hecho tuya cuantas veces quisieras sin que me negara. Que soy un empalagoso tarro de miel, romántica, cursi, entregada, con amor a manos llenas para darte. Que te cantaba y hablaba en canciones y colores.

Si, lo sé, es el efecto que provocas en tus mujeres, no fui la excepción. 

Di lo que quieras, que poco me importa, mi vida. Eleva tu ego hasta donde quieras, que la verdad de la historia la sabes y si fuera tu, no haría comentario alguno.

Suena absurdo dejar ir a quien te amaba hasta los defectos, a quien te amó cuando ni tu mismo lo hacías. Tal vez era demasiado amor para ti, proveniente de una sola persona y eso te hizo correr. A quien pudiste tenerla y ni siquiera te atreviste a tocarla, quién sin darte cuenta, pudo hacerte realidad un buen porcentaje de las canciones románticas. Pregúntale a tu ego cuales son. 

No fue a mi a la que le faltó valor para decir las cosas de frente, no a través de un par de líneas, no fui quien nunca tuvo tiempo para ir por un café, ni quien se subió al pedestal para ser inalcanzable. 

Fui tan tonta estando contigo, que siempre estuve de sobra por si algún día te hacía falta. Un sólo "te extraño" escuchado en tu voz, mirándome a los ojos, me haría regresar. 

Te aclaro, si me fui, no fue por que me ahuyentaras o así lo decidieras o me dejaras ir, me fui por que quise. 

Saludos a tu orgullo, seguramente te va a querer más que yo.












sábado, 8 de junio de 2013

Perdón

Perdóname, amor si ya no te escribo, si mi inspiración ya no viaja a tu encuentro, si mis vuelos nocturnos ya no son contigo, si la pasión en mis letras ya no es para ti, si ya no  te invento  y reinvento, si no te idealizo, si ya no te espero, si mi mente no piensa en ti el día entero, si mi cuerpo ya no te ansía, si mi piel ya no tiene sed de tu amor, si mis labios no piden que los hidrates, si ya no te ves rodeado de mariposas amarillas, si la escarcha se derrite por el miel de sus ojos, si mi tinta se desliza por su espalda, si mi ternura está con el, si sus palabras endulzan mi alma.

Perdóname, amor pero es inevitable. Te di todo de mi; mi tiempo, mi disposición, mis detalles, el brillo que destilaba mi ser, mi mirada enamorada, una sonrisa que emanaba felicidad, mis suspiros, mis madrugadas, mi amor incondicional a manos llenas, mi energía, mis oraciones diarias en las que siempre aparecías, mi cerebro, el cual devoraste, mi voluntad que se sometió a la tuya, mi cuerpo por si querías tomarlo.

Si te decía "mi vida", vida, es porque lo eras, mi corazón, también "mi amor", amor.

Perdóname, amor pero cuando me dijiste "mía", pensé que realmente lo sería, de inmediato y como acto reflejo, todas mis murallas se derrumbaron y me entrego a una espera larga, amarga y con cierta dosis de tortura cruel de tu parte y después de llorar lo indecible, amándote como te amo, decido alejarme de ti.

Perdóname, amor por las altas expectativas que me forme de ti. ¡Eras tan perfecto! Pero tu desinterés, tu no cumplir los compromisos, cotizar muy alto tus tiempos y espacios conmigo, de una manera grosera, ponerte una armadura de hojalata para que fuera al mercado negro a buscar un abrelatas y me quedara ahí.

La arrogancia con la que tu ego trató mis palabras escritas, ignorándolas por completo , tu convicción absoluta de que no me pierdes, tus recientes arranques de mal genio cuando llegaba yo con ilusión por ti, lograron finalmente su propósito: que me desencantara de mi hombre de fuego, de mi príncipe negro, del ser extraordinario con mente brillante que eres. 

Perdóname, amor si mi azul, hoy prefiere estar a su lado. 

domingo, 2 de junio de 2013

Magia.

Mi bolígrafo será mi varita mágica, los rayos que de ella salgan serán en azul.

Voy a aparecer situaciones a tu paso para que pinten sonrisas en tu boca que coloreen tu día y las mantengan ahí.

Voy a convertir las servilletas en aves para que alegren tu cielo y te animen con su canto.

El humo de los cigarros se volverá de colores y te hará volar un rato.

Los papeles, al tocarlos se transformarán en mariposas amarillas y saldrán a mi encuentro.

Todo cambiará de forma conforme vayas caminando y sólo algunas cosas serán como antes, las otras permanecerán hechizadas por tiempo indefinido.

Si, cuando haga calor los árboles se moverán para darte sombra y sus ramas te ventilarán, el sol calentará tu corazón cuando se sienta solo y desolado o si duele, una espina pinchará tu dedo para distraer ese dolor.

Si quieres llorar y no quieres que te vean, lloverá y podrás ocultarte detrás de las gotas que se llevarán tus problemas. Apareceré estrellas para que pinten tu noche y lunas cada tanto para que lo iluminen.

Tienes razón, eso no lo puedo hacer yo, pero pasará, lo sé.

Cuando tu tinta escriba, volarán pájaros azules, si la inspiración te falta llegarán las hadas, apareceré girasoles, gerberas, canciones, letras, libros, palabras, miradas y sonrisas en desconocidos para que te hagan amenos y lindos los días.

Ensordeceré el ruido cotidiano para que no te moleste, te encapsularé en una burbuja de vez en cuando para aislarte cinco minutos del mundo, no sabrás la hora pero lo sentirás. 

Haré magia en tu piel para que cada ser humano, objeto o animal que te toque, su contacto se convierta en energía positiva que traduzcas en amor.

Y hablando de amor, déjame darle un soplo de magia tu necio corazón para que vibre y palpite de nuevo con emociones y sentimientos abiertos, para que te reflejes en otras miradas y que alguna te mire como yo.

Magia, para que en un suspiro me extrañes. Magia, para que en un café descubras que te hago falta. Magia, para que en alguna madrugada me sueñes. Magia, para que tu voz pronuncie mi nombre. Magia, para que en un bibidibabidibú me ames.