Entradas populares

viernes, 29 de noviembre de 2013

3 a.m.

Y aquí estoy con mi viejo hábito de leer, al mismo tiempo que contemplo la luna entrar por el tragaluz de mi recámara y sé que cuando apague la luz, iluminará mi madrugada.

Si, reconozco que estoy distraída imaginando como hilvanar estrellas con hilos de plata, inventando historias que escribo en el techo, pensando en diamantes azules.

Algo me impide dormir. Puede ser que el libro me atrapó y no me deja marchar, un ataque de inspiración, el extremo cansancio que traigo acumulado, mi vuelo nocturno o simplemente el recuerdo absurdo de ti, que durante breve tiempo me mantuvo despierta en ocasiones en la espera de tu aviso de que ya habías llegado. 

Después, dejaba el móvil como de costumbre, sobre el buró, mi boca dibujaba espontáneamente una sonrisa, dejaba caer mis ideas locas acompañadas de mis rizos sobre la almohada, cerraba los ojos y conciliaba el sueño.

Tal vez es sólo un arranque de mi nostalgia amarilla por una historia inconclusa.

Polvo de hadas en tus pestañas, dulces sueños, linda madrugada y el más hermoso despertar.


Nite nite.