Entradas populares

viernes, 29 de marzo de 2013

Te pienso.

Te estoy pensando absolutamente, tú eres en este instante el pensamiento de los pensamientos, me es difícil pensarte y conocerte al mismo tiempo y en un instante, por segundos puedo completarte y para hacerlo te necesito actuante, para ser completa. En estos momentos que se desvanecen hago y son para que el momento tu-yo y el espacio seamos uno.

En el momento perfecto tuvimos que transformarnos, tuvimos que acercarnos en nuestros gestos, en nuestro aroma, en actitud, tuvimos que buscarnos, buscar sin tregua la posición de nuestro ser que nos acercase mas a nosotros para fundirnos.

Fue identificarnos cuando lo que perdura es la tersura de la emoción, la intensidad del pensamiento, el calor que cuando mas te separas, me congelo. Siento tu mirada penetrante y profunda que sigue el paso del tiempo, respiro tu silencio y mi silencio. Tal vez te sumerjas en mis ojos y no salgas nunca porque yo no solo cubro, entro y me quedo. No soy sombra ni niebla, tampoco soy rocío que humedece, soy como el mar, soy la escarcha que se derrite contigo, soy la misma materia de la que estás hecho por dentro.

martes, 26 de marzo de 2013

Tómame.

Llámame por mi nombre, pronuncia con tus labios cada sílaba de mis sentimientos.

Llámame con tu voz, g
rítame en susurros, con placeres y sonrisas.


Grítame callado. 


Reclámame con tu mirada, para que pueda alcanzarte y  llegar hasta a ti,  para acabar de conquistarte.

lunes, 25 de marzo de 2013

*Distracción*


Nadie supo que eras un ángel hasta que abriste tus alas. 






Sin título.

"¿Andarías conmigo?"   Me preguntaste de pronto, sin siquiera avisar.
"Si." Te contesté sin pensar.

Me pediste razones. Te las vuelvo a dar, ahora por escrito.

Te conozco desde hace algunos años y sé la maravillosa persona que eres, lo que no eres y lo que puedes llegar a ser.

En tantas cosas eres tan parecido a mi. Tienes la capacidad de hacer un comentario gracioso a la mitad de una conversación seria, eres irreverente, irrespetuoso, ingenioso, se te va la boca y eres impertinente. Reconoces tus errores y eres directo, no piensas en las  consecuencias de lo que dices.

Eres tierno, dulce, lindo, adorable, me inspiras en ocasiones unas ganas locas de abrazarte y comerte a besos y de "versarte" de vez en cuando. 

Me gusta tu lado poeta, de escritor urbano, tus aventuras insólitas y el amor que le tienes a tu profesión.

Es tan agradable poder ser yo, contigo. Tal cual, insolente, atrevida, necia, caprichosa, determinante y sin miedo decirte cuando sacas un as bajo la manga y me haces soltar una carcajada: cabrón.

Puedo hablar de todo contigo, sin tapujos ni límite de tiempo. Conozco tus amores y amoríos y tu conoces los míos, incluso a mi ya-parece-eterno muso.

Conoces mis ideas locas y disparatadas. Me has visto feliz, enojada, llorando y llorosa, así como patéticamente enamorada.

Si, podría considerar la posibilidad de endulzarnos mutuamente la vida, de reírnos por tonterías, de curar al mundo con curitas y remendar corazones rotos.

Sé que no pasará desapercibido, pero ya formas parte de mis letras y de mis imborrables eternos. 

Bienvenido.

21/03/13.

domingo, 24 de marzo de 2013

*De alguna decepción I*

El miedo ganó la partida y los dos hemos perdido. 

¿No merecía después de todo lo que hemos pasado una explicación?

 ¿Ni tan siquiera me he acercado a las fronteras que has levantado para que nadie te haga daño?

21/11/07

Y pensar que lo siento tan actual...

*De alguna decepción*

Hoy sé que te quiero...

que ella te quiere, 

que tú la quieres 

y que yo sobro.






Me tardé en reaccionar, pero ya entiendo. 

jueves, 21 de marzo de 2013

*Distracción*

Lo que pasa es que a veces me olvido cuál era la forma de
olvidarte. Y cuando me acuerdo, me vuelvo a olvidar. Es que...
no, no, no me quiero olvidar, quiero acordarme siempre
(de cómo hacer para olvidarte).
(...siento el mareo de haber girado millones de veces... y pensar que lo único que hice fue hablar!)



06/01/08

Y?



Sólo por que sí, por que tengo que escribirlo, por 

que aún tengo tu sabor, por que quiero que lo 

sepas, por que no me importa si se enteran, por 

que se me da la gana, por que recuerdo tus 

labios, por que me muero por besarte.




** Bésame y me convertiré en tus sueños. **

Cuento

Cierta noche, conociendo la soledad de una flor, la luna preguntó:

- ¿Tu no estás cansada de esperar?
- Quizás, pero tengo que seguir luchando.
- ¿Porqué?
- Por que si no me abro me marchitaré.


03/07/07

Para que me quieras.

Envenenaré mi sentimiento para que no reconozca el amor.
Mi alma reptante se arrastrará hacia donde la tierra es refugio de despojos humanos.
Quiero ser la oscuridad para entrar en tu maldad, para que aceptes un abrazo de este ser nocturnal en que me he convertido.
Quiero que beses mi muerte y que mi dolor te complazca hasta arrancarte una malévola sonrisa.
Me convertiré en una pesadilla para que pueda entrar en tu mente mientras duermes.
Seré como un delirio de muerte en tus últimos días, seré dolor, sufrimiento y maldad.
Seré todo lo malo que hay, porque mi bondad no la quisiste, la destruiste.
Seré todo lo malo que quieras............solo para que me quieras.




14/06/07.

* Miradas *



Tus ojos no miran.

Tus ojos no ven.

Eres tú quien mira

y el que ve con tus ojos.

Por eso cuando miras te muestras,

te expones a la mirada de los otros,

porque a través de la ventana de tus ojos

te asomas buscando lo de afuera,

y sin advertirlo, muestras lo de adentro.

A través de tus ojos

te muestras tú con tu mirada,

revelas tu corazón al que te mira.

Por eso hablamos de miradas tristes

y miradas alegres,

miradas cariñosas y miradas llenas de odio,

"miradas que matan" y miradas que contagian vida,

miradas que invitan al encuentro

y miradas que invitan al rechazo,

miradas que acarician y miradas que hieren,

miradas temerosas y miradas atrevidas,

miradas que piden y miradas que amenazan…

Por eso, cuando te asomas por tus ojos

para mirarme,

aunque no lo adviertas,

y aunque no lo quieras,

me están hablando de ti mismo,

con la palabra más sincera,

la que no puedes desmentir

con todas las palabras que me digas.


¿Sabes lo que dices cuando miras?




19 /Octubre/ 2008




miércoles, 20 de marzo de 2013

A menos que sean tus labios, tu lengua, tu oreja, tu hombro, tu espalda, tu cuello, las yemas de tus dedos...



martes, 19 de marzo de 2013

Algún día.


Puede ser que al despertarte y abrir los ojos sea en lo primero que piensas, que mi recuerdo dibuje una sonrisa en tu rostro, que mi nombre escuchado en cualquier otra voz haga que se estremezca alguna fibra de tu ser, que mi aroma te llegue en el viento y las madrugadas te acaricien como yo.

Quizás ocurra que algún día descubras sin siquiera esperarlo, quien soy realmente y te enamores de esta loca enamorada del amor, de mi distracción constante, de mi torpeza para tantas cosas, de mi falta de sutileza y diplomacia, de mi extroversión,  de mis ataques de verborragia, de mi risa fácil, de mi honestidad, de mis manías, de mis niñerías, de todos mis esfuerzos por hacerte feliz y tratar de sacudir tu mundo para que compartas conmigo una parte de esta aventura que se llama vida, de todas las tonterías que me invento para robarte la risa (que cada vez lo consigo menos).

Tal vez algún día veas en mi lo que los demás pueden ver y que es invisible para tus ojos, quizás valores lo que soy y lo que hago, mis letras soy yo hablando desde lo invisible e intangible a lo visible y tangible. Podría ocurrir que algún día hagas un esfuerzo por derribar tus murallas y no levantarlas conmigo, dejarte amar cuando se te ama y perder el miedo a enamorarte.

Se me ocurre que algún día puedas entender lo estúpida y cursi que soy cuando amo, lo que me lastima no saber que o quien soy para ti  el daño que me hacen los "fantasmas",  que no soy perfecta pero soy maravillosa en mis imperfecciones.

Puede ser que algún día me extrañes o a mi ternura, a mis modos dulces de llamarte, al cariño con el que trato al mundo, mis detalles, mis ocurrencias, mi obsesión por la ortografía, mi lealtad absoluta, mi carcajada orgásmica, mi agudo sentido de auto-crítica, mi capacidad para darle vueltas al mismo asunto por horas hasta no llegar a una conclusión, mi necedad, mi insomnio negado, mi mirada en la tuya, las yemas de mis dedos rozando tu cara,  y ¿por qué no? mi tinta azul deslizándose y desdoblándose para plasmarme.

Si, tal vez algún día me ames y espero que ese día, siga yo contigo.

Ultimátum.


Ámame ahora que te amo. 

Dímelo en secreto, al oído, en un susurro.

Después enséñame a leerlo en tu mirada, a 

descifrarlo en tu sonrisa y a adivinarlo en el 

viento.

Hazlo ahora, antes de que sea demasiado tarde.

lunes, 18 de marzo de 2013

Cabrona ¿yo?


¿Sólo por que he dejado de amarte o no te amé como querías?
¿Por que no entendí la ecuación de tu vida y no la pude resolver?
¿Por que me alejé de tí cuando decías que más me necesitabas?
¿Por que tengo más dignidad que tú pantalones?
¿Por que permití que me besaras tantas veces y nunca me gustaron tus labios?
¿Por que te hice creer que me encantaba tu sabor?
¿Por que te enamoré con premeditación, alevosía y demasiada ventaja?
¿Por que me entretenías mucho?
¿Por que "tenerte" reafimaba mi ego?
¿Por que eras mi capricho y te enteraste?
¿Por que cuando estabamos juntos mi mente volaba hacia el?
¿Por que me aburriste y después no supe que hacer contigo?

Si por esas y varias razones más me consideras cabrona, pues si, lo soy. Pero preferí decirte las maravillas que él hace conmigo y que prefiero un minuto a su lado que una vida contigo, que me enloquece con sus manos y me envena su boca, que tengo su aroma y lo respiro...a que siguieras pensando que soy  tuya y que te amo.

miércoles, 13 de marzo de 2013

Mi amor.


Jamás pensé que llegaría amarte tanto y sé que puedo hacerlo aún más.

Estoy mirándote, sentado de espaldas a mí y pienso “¿cómo Dios puede crear un ser tan perfecto?” Después volteas y con la miel de tu mirada endulzas todo lo amargo que puede haber en alguna parte de mi ser, sonríes y en ese momento no hay nada más importante para mi en todo el universo que tú. Pero cuando ríes, cuando fluye de ti esa risa cantarina y cristalina, vibra todo mi ser de saberte feliz.

Hace casi dos años que descubrí el amor a primera vista, y te confieso, ya te amaba antes de conocerte. Te esperaba con ansias y por fin llegaste.

Llegaste a derrumbar todos mis miedos y mis ataduras, a cambiar mi mundo y pintarlo de color, llenándolo de nuevos sueños y emociones.

Verte dormir y acariciar tu cabello, rozar tu frente con la punta de mis dedos y decirte en silencio “te amo” y besarte aunque tal vez no lo sientas, es algo tan mío que no lo cambiaría por nada más.

No hay algo que se compare a la felicidad que me producen tus besos, tus abrazos, tus caricias, tus palabras y el ver como te acercas a mí, como me buscas y me llamas.

Sé que no eres mío, que eres prestado por algún tiempo. ¿Cuánto? Aún no lo sé, algún día te irás de mi lado, pero mientras llega ese momento disfruto intensamente cada uno de los instantes que la vida me regala contigo.

Tengo en mi memoria tantos detalles tuyos que se han ido tatuando en las fibras de mi alma para siempre, algunos, tal vez se desvanezcan, pero lo que jamás podré olvidar, fue la primera vez que escuché tu voz y la primera palabra con la que te dirigiste hacia mí: “mamá”.

* Para Alan, mi regalo de Dios en la tierra.

domingo, 10 de marzo de 2013

Bandido.

¿Te divierte tenerme atada a tu recuerdo? Sé que sabes que puedes hacerme vibrar con el sonido de tu voz y que una palabra tuya bastaría para tenerme a tu lado.

No te necesito para sentirme amada, te necesito para amarte y ser yo, auténtica, completa y contigo.

Pero es hora de dejarte ir y de borrar de mi memoria todos tus instantes. Esperé que regresaras y lo hiciste, me tomaste por sorpresa y lo sabes, así como también que contigo me siento segura y con la certeza plena de ser correspondida.

Tengo todavía alguna de tus manías y grabados todos tus gestos. Me cuesta trabajo olvidarte y saber que la forma en que me amaste era tal que se volvió adictiva.

Te atrapé, pero es mejor soltarte…bandido.

Abril de 2005.

Hubiera.

Mi lista de “hubiera” contigo. Me hubiera:
-         gustado platicar horas interminables a tu lado.
-         Escuchar música y cantar a garganta abierta.
-         Bailar.
-         Hacerte reír hasta que dijeras “basta”.
-         Tomar un café.
-         Ir al cine, al teatro, a las luchas, al circo, a los museos.
-         Verte cantar en un karaoke y cantarte de frente “acaríciame”.
-         Averiguar si tus labios saben como los imagino
-         Escribir con las yemas de los dedos sobre tu espalda.
-         Tomarme un shot de tequila.
-         Contar chistes.
-         Perderme en tu mirada.
-         Conocer tu letra.
-         Saber como se escucha mi nombre en tu voz.
-         Que leyeras todo lo que he escrito para ti.
-         Conocer a fondo esa parte de ti que me vuelve loca.
-         Sentir tus manos en mi piel y leerlas.
-         Abrazarte hasta quedar impregnada de tu aroma.
-         Que vieras la sonrisa que se pinta en mi rostro cuando pienso en ti.
-         Repetir tu nombre hasta desgastarlo y sabrías por que me parece musical.
-         Morirme de frío para que vieras como tiembla la escarcha.
-         Decir “te amo” mirándote a los ojos.
-         Que me dijeras cielo, mi cielo.
-         Escuchar que tu también me amas.
-         Saber que todo este tiempo no ha sido en vano.
-         Recibir un mensaje tuyo al celular.
-         Saber que te puedo robar algunos suspiros y también el aliento.
-         Si alguna vez sentiste celos…me lo dijeras.
-         Me extrañaras.
-         Verte dormir.
-         Ir a comer sushi.
-         Sentarme junto a ti y ver llover y también mojarnos bajo la lluvia.
-         Que conocieras mi inspiración “al instante” y me vieras escribir en tinta azul.
-         Me besaras.
-         Vieras realmente de que color es mi cabello.
-         Que me pusieras nerviosa hasta derretir a la escarcha.
-         Quedarme para siempre en tus recuerdos.

Lo único posible de toda la lista es el último punto.

Lo cierto, es que dedicarás en tu vida incontables suspiros, tratando de regresar el tiempo a estos días, por que una buena historia, bien contada, no se tiene la oportunidad de vivirla dos veces.

Mi inspiración, mis letras, mi tiempo, mi disposición, mi tinta azul…estuvieron aquí para ti.

Inventario.


365 días con sus noches,

1000 besos no dados, mi tinta azul muriendo lentamente cada que se deslizaba escribiendo-te.

1 vez menciono tu apodo (puesto por mi y que seguro sabes),  jamás escribí tu nombre por que solo pronunciándolo me suena música y sabe a miel...

300 frases aproximadamente te escribí,

10 textos que compartí,

1 que no tengo el valor siquiera de que lo leas.

8 canciones me recuerdan a ti,  con una de ellas lloro inevitablemente,

1 palabra que tú dices se quedará tatuada para siempre en mí: no, no la escribiré.

3 patanerías te aguanté, todo el desamor que fui capaz de soportar,

1 mensaje que nunca llegó,

1 llamada que siempre esperé,

12 hojas; una de cada mes que di vuelta,

1 aroma me recuerda a ti: lluvia,

4 seres hermosos que llegaron a mi vida y pasaron por ella...por que siempre fuiste tú más importante.

1 tequila,

2 cervezas,

1 canción dedicada.

 Tu indiferencia, tu poco interés, tu mentira piadosa, tu miedo transformado en cobardía, tu ausencia estando presente contra mi amor amando a destiempo, dan por resultado un olvido forzado y doloroso.

 Te agradezco: tu amor al detalle, por adivinarme, por conocerme entre líneas, por no enamorarte y no haberme amado.

sábado, 9 de marzo de 2013

Dios encarnado.


¿Para qué escribirte tanto si no te envuelvo en mis letras?

¿Para que pensarte a diario si no te enredo en mi piel?

¿De qué me sirve amarte en silencio y que sea un secreto a voces que al llegar a tu oído se perdió?

¿Por qué me inventé una religión donde mi único dios fuiste, eres y serás tú?

¿Cuándo te construí el templo donde me arrodillo para crear?

¿Cómo llegué a depender de tu recuerdo para escribir?

¿Tengo que soñarte para hacerte realidad o hacer de tu realidad un sueño?

¿Cómo pronunciar tu nombre si lo llevo puesto y no puedo escribirlo?

¿Qué decirte que no sepas?

Sabes bien que tu boca – que no he probado- es el eterno manantial de mis pecados.

Por ti me volví primavera y te refresqué en verano, te compartí mi nostálgico otoño y sin ti me congelo en invierno.

Quise llenar la vacuidad de tus espacios, pintar de colores tu sonrisa y quitar la tristeza de tus ojos.

Traté de borrar tu melancolía con risas constantes a constantes horas.

Te di mi cielo para que volaras y mis alas para despegar, te di mi playa para tu descanso y mi mar para nadar.

Naufragué en tu mirada y aún respiro el aroma de tu recuerdo y te recuerdan mis manos, que sin ti no son nada y sin ti se detienen.

¿De qué me sirve que lo sepas si no puedo hacerte vibrar?

03/06/00

¿Enamorada?


¿Enamorada? Si, yo creí que lo estaba.

Hoy en algún momento me sorprendí pensando en ti y descubrí que no recuerdo quien eres. No te recuerdo aunque lo intento o será que ya olvidé:

Tu color favorito.
El nombre de tus amigos/as.
Los integrantes de tu familia.
Dónde vives.
En qué trabajas.
¿Fumas?
Qué ropa te gusta.
Tus pasatiempos.
Qué música escuchas.
La película que puedes ver varias veces sin hartarte.
Tu segundo apellido.
Tu fecha de cumpleaños.
¿Tu eres el que tiene un pez?
El problema con tu ex.
¿Usas reloj?
Si me llamas de alguna forma en especial.
Tu loción.
Tus recuerdos de niño.
El color de tu tinta.
Tu ídolo de siempre.
La palabra que más usas.
¿Café o té?
Tu primer amor.
Tus creencias religiosas.
Si me amaste alguna vez.
Tus fobias.
Si sabes algo personal de mí.
Tus vicios y manías.
Si haces ejercicio.
¿Frío o calor?
Tu bebida favorita.
Si usas pijama.
Cómo son tus manos.
Tu canción favorita.
Si me desvelé contigo.
¿Sabes como me refiero a ti “de cariño”?

Entre tantas otras cosas más…

¿Enamorada? Si, yo creí que lo estaba.

P.d. ¿Alguna vez supiste cómo tomo el café?

Hoy no.


Hoy no te amo, pero no puedo dejar de pensar en ti.

Hoy no tengo ganas de escribirte y sin embargo lo hago.

Hoy no quiero saber que existes, ni recordar tu nombre, ni como apareciste en mi vida y menos imaginar como vas a salir de ella.

Hoy no quiero llorar por ti, por tu desamor que me enferma hasta el punto tal de convertirme en escarcha...de nuevo.

Hoy no quiero acordarme del hombre que con una sola palabra me llevaba al cielo...o directo al infierno.

Hoy no quiero imaginar tus manos, ni tu sonrisa, ni tu mirada.

Hoy no te necesito tanto como otras noches...mentira: te necesito más que antes.

Hoy no voy a soñarte, esa es la realidad, por que mi sueño se encela contigo...tanto que te bloquea y solo apareces cuando estoy a punto de decir: hoy no te amo.

Letras


Si, me inspiras mucho más de lo que te puedes imaginar. Incontables son las letras que he escrito para ti.

He desnudado mi alma y las delicadas fibras de mi ser, para entregarme a ti por completo en cuerpo, mente y tinta.

¿Cómo saber si te has leído en alguno de los renglones que he deslizado en un papel imaginándote, degustándote, deseándote, amándote...antes en silencio, ahora, en secreto a voces?

Tu demencia o desinterés, me agobia, me duele, me tortura, me crea expectativas, me ilusiona en la espera de tí. No sé cuando, ni la hora exacta, noche o día, madrugada o aurora, voz o silencio, frío o calor, que empecé a amarte con cada uno de mis sentidos.

Sí, eres mi muso. Existes, te creo y recreo, te dibujo y desdibujo, te invento y reinvento cada noche, delineo tu cuerpo, acaricio tu ser, me embriago con tu voz, susurro tu nombre y me sorprendo desdoblándo-me por ti, para que mi espíritu viaje hasta donde tu estás y rozar-te suavemente mientras duermes.

Búscate, encuéntrate e identifícate en algunas de las muchas letras con sus silencios, con sus puntos y mi tinta azul y pierde el miedo de amarme.

Te lo digo con el permiso de mi amor:

Aquí estoy para ti.

La última para ti.


Mira, negro, déjame te explico. Me enamoro una o dos o tres veces al día. Me enamoro por una hora, un día, una semana, un mes. En algunas ocasiones me dura un poco más el enamoramiento -son contados los casos- pero no llega a los dos años.

No tengo alguna preferencia. Me enamoro igual de un perfecto caballero que de un perfecto patán. De una elegancia al vestir que de unos jeans deslavados. De un cabello corto a una larga melena. De unas manos delicadas a unas toscas. De un poeta, rocker o trovador solitario. De un tímido o de un atrevido. De una voz, una mirada, una manera de fumar, de escribir, de unos labios, de una música: su música. Me enamoro lo que dura mi cigarro o la inspiración y el tiempo que tarde en plasmarme...da igual, a fin de cuentas termina doliendo lo mismo: una hora, un cigarro, un mes, depende de la intensidad del desengaño.

Por que ninguno de estos hombres se enamora de mi y tu, no eres la excepción.

No, negro, no te asustes, no pretendo que me ames ni hacerte reclamo alguno, es tan grande tu miedo como poca mi paciencia. Pude haberte amado un tiempo infinitamente eterno y hacerte volar, pero te dan miedo las alturas y ver que hay cuando despegas los pies del piso.

Si leíste bien, hablo en primera persona "yo amarte", que quede claro el punto, no "tu amarme".

Fue un deleite haber compartido contigo, negro. Pero dulcemente me despido, con el aroma a jardín recién regado y con la suavidad de una flor moviéndose al viento. Te dejo tus libertades llenas de ataduras y me llevo mi amor amando a destiempo, que seguramente alguien amará.  Así pues, te amé como idiota tres semanas, a la cuarta te caíste del nicho.
Me voy, negro, ya sabes donde encontrarme.

Aquí estuve para ti.

Me encantaría.


Si, créeme, me encantaría ser lo que siempre soñaste.

Me encantaría ser más alta o baja, más delgada o no, lacia, rubia, morena, trigueña, pelirroja, con luces, mechones o rayos, cabello más largo o corto si prefieres, tener ojos negros o verdes o azules o grises ¡Tu dime!

Me encantaría poder estar a tu disposición a la hora que quieras, a tu horario acomodado con el mío, sin hora de llegada o preocuparme por el celular. Me encantaría ser amiga de tus amigos y, por supuesto, mucho más de tus amigas. Me encantaría compartir contigo fiestas y reuniones y ¿Por que no? Brindar a tu ritmo.

Me encantaría "luchar" por ti cuando te sienta perdido y morirme de celos si una lagartona -o lagartija- te mira cuando estoy contigo. Me encantaría ser un poco sosa o zonza, débil, frágil, indefensa, que sintieras la necesidad de protegerme y cuidarme, de temblar en tus brazos, de ser un poco víctima y poderte decir entre sollozos que "me hicieron..., me duele...". Me encantaría que elevaras mi ego diciéndome de vez en cuando algún piropo (o en un cibercaso, un "me gusta" a una foto) o diría una de mis canciones favoritas "puedo hablar de ti con mis amigos".

Me encantaría saber que te robo suspiros, de vez en cuando el aliento y el sueño de tanto en tanto. Que extrañas mi presencia tanto como sientes mi ausencia. Me encantaría saberte mío, intenso, profundamente enamorado, entregado, completo. Me encantaría que estuvieras siempre cerca, que no te separaras de mi, que te doliera si me voy.
Me encantaría que te enamoraras de mis letras y mi tinta azul, a fin de cuentas son tuyas, de mi y que crearas un lenguaje para dos, aunque nadie lo entienda.

No, miento. Lo único cierto, es lo último.

Si, negro, jamás cambiaría mis rizos y el color peculiar de mi cabello, ni el color café con manchas de mis ojos, ni mi piel blanca -ok, desabridona- ni mis 1.61 cms., mi peso oscila según el humor de mi tiroides, pero aún así, no me cambio nada. Mi gran defecto para ti, como para muchos, corazón, es mi gran bendición. No soy dueña de todo mi tiempo, ni dispongo de el como quisiera por que tengo el privilegio de tener una vida en formación en mis manos, que todavía me necesita y que al decirme "mami, te amo" me nubla el mundo con las lágrimas que me roba.

Bombón, no tengo mucho interés en ser parte de tu círculo, óvalo o cuadrado social si ni siquiera haces el intento por integrarme, no soy víctima, ni me gustan los dramas ni la gente negativa.

Ay, cielo, mi cielo, parezco princesa, pero soy una curiosa Mafalda con tintes poéticos, que toma café, que fuma, que sube los pies a la silla, que no se complica tanto la vida, que se desdobla y desdibuja cuando escribe y se vuela y se enamora e idealiza y lo plasma. Amo la música, los libros, las guitarras, la luz de las velas, las tardes lluviosas, ser una nerd. Hay fugas en mis ojos de vez en siempre cuando algo me conmueve, me emociona, me mueve, me enoja. Soy simple, directa, honesta, no me hago telarañas mentales y me puedo reír como tonta por cualquier bobada. Soy cuenta cuentos, cuenta historias, cuenta chistes y me encantaría que contaras mis lunares, honey.

Sorry, darling. No soy de las que pelea por el amor o atención de alguien. Simplemente, me retiro del juego, ya que si no te intereso, no tiene caso que siga ahí. No, don´t worry. No sufro, todo va y viene y lo mejor está por venir. Nene, todo mi amor, mi ser, mi pasión y mi cordura son tuyas, siempre y cuando sean correspondidas. Si no, será como hasta ahora, únicamente del viento.

Si, corazón, el mejor piropo que me han dicho ha sido recurrente "eres inteligente". Ya no te aturdo más, vida, mi vida, ya la conoces. Lo único que me encantaría, es que con tu amor, amor, derritieras a la escarcha hasta evaporarla.