jueves, 21 de marzo de 2013

Cuento

Cierta noche, conociendo la soledad de una flor, la luna preguntó:

- ¿Tu no estás cansada de esperar?
- Quizás, pero tengo que seguir luchando.
- ¿Porqué?
- Por que si no me abro me marchitaré.


03/07/07