domingo, 10 de marzo de 2013

Hubiera.

Mi lista de “hubiera” contigo. Me hubiera:
-         gustado platicar horas interminables a tu lado.
-         Escuchar música y cantar a garganta abierta.
-         Bailar.
-         Hacerte reír hasta que dijeras “basta”.
-         Tomar un café.
-         Ir al cine, al teatro, a las luchas, al circo, a los museos.
-         Verte cantar en un karaoke y cantarte de frente “acaríciame”.
-         Averiguar si tus labios saben como los imagino
-         Escribir con las yemas de los dedos sobre tu espalda.
-         Tomarme un shot de tequila.
-         Contar chistes.
-         Perderme en tu mirada.
-         Conocer tu letra.
-         Saber como se escucha mi nombre en tu voz.
-         Que leyeras todo lo que he escrito para ti.
-         Conocer a fondo esa parte de ti que me vuelve loca.
-         Sentir tus manos en mi piel y leerlas.
-         Abrazarte hasta quedar impregnada de tu aroma.
-         Que vieras la sonrisa que se pinta en mi rostro cuando pienso en ti.
-         Repetir tu nombre hasta desgastarlo y sabrías por que me parece musical.
-         Morirme de frío para que vieras como tiembla la escarcha.
-         Decir “te amo” mirándote a los ojos.
-         Que me dijeras cielo, mi cielo.
-         Escuchar que tu también me amas.
-         Saber que todo este tiempo no ha sido en vano.
-         Recibir un mensaje tuyo al celular.
-         Saber que te puedo robar algunos suspiros y también el aliento.
-         Si alguna vez sentiste celos…me lo dijeras.
-         Me extrañaras.
-         Verte dormir.
-         Ir a comer sushi.
-         Sentarme junto a ti y ver llover y también mojarnos bajo la lluvia.
-         Que conocieras mi inspiración “al instante” y me vieras escribir en tinta azul.
-         Me besaras.
-         Vieras realmente de que color es mi cabello.
-         Que me pusieras nerviosa hasta derretir a la escarcha.
-         Quedarme para siempre en tus recuerdos.

Lo único posible de toda la lista es el último punto.

Lo cierto, es que dedicarás en tu vida incontables suspiros, tratando de regresar el tiempo a estos días, por que una buena historia, bien contada, no se tiene la oportunidad de vivirla dos veces.

Mi inspiración, mis letras, mi tiempo, mi disposición, mi tinta azul…estuvieron aquí para ti.