Entradas populares

miércoles, 18 de octubre de 2017

Pudiste ser...

Gracias por no haberte quedado, por enseñarme que las palabras de conquista funcionan cuando son lindas y parecen genuinas, que es sencillo escribirlas o decirlas para conseguir los fines.

Gracias por que descubrí contigo que soy demasiado ingenua aún y creo en el amor idílico y romántico que hace soñar despierta.

Gracias por mentirme, por ilusionarme, no; por dejar que me ilusionara con la imagen tan pulcra y recta que manejaste conmigo. 

Gracias por mostrar la incapacidad de entender a un ser como yo y por eso, gracias por no enamorarte.

Pudiste ser el más sublime de mis musos, tal vez, el más hermoso hasta ahora, te bordé bellamente para plasmarte y sentarte en el trono del dios principal del Olimpo.

Maticé tus defectos con las cualidades que habías mostrado, te delineé a mano para hacerte un ángel terrenal, tomé tinta, cerré los ojos, inhalé, exhalé, dejé que llegara la inspiración y en un parpadeo; soplaste realidad y salió volando el polvo de hadas de mis pestañas; entonces te vi: un hombre promedio, con tantos miedos y limitaciones, con pretextos disfrazados.

Por eso, gracias por no abrirte conmigo y no mostrar el bello ser que eres y que me dijeron tus manos y tu mirada cuando te dejas fluir.

Deseo que apliques esa frase que dices: "yo vine al mundo a dar amor".

El mundo somos todos, empezando por ti.

Gracias, solamente tenías que dejarte querer. 

No recuerdo


¿Cuál era el encanto que veía en ti? Me encontré contigo donde menos lo esperaba y...dejaste de ser un dios para convertirte en un simple mortal. Ni siquiera tu forma de decir mi nombre revoloteó mariposas y descargó electricidad....



Si, usted.

Si, usted.

El de las manos suaves, el de la sonrisa franca, el de la timidez manifiesta, el de palabras dulces, el de energía ligera que aún siento en ocasiones, el que hizo vibrar todo mi ser, el que me dibujó sonrisas a todas horas, el que derretía a la escarcha, el que hizo volar mi imaginación con un futuro a su lado, el que se quedó a vivir temporalmente en mis letras y mi mundo azul.

Usted.

domingo, 8 de octubre de 2017

Migajas de amor.

¿Cuántas veces has recibido solamente eso: migajas de amor?
Eso que aceptas que es menos de lo que mereces y aceptas por no estar solo, por no soltar o no dejar una relación que no te llena ya. Por el miedo al cambio y a crecer. Y te enredas con gente conflictiva y dependiente porque te hace sentir necesario y lo confundes con amor.
¿Qué pasa cuando te dan amor sin condición ni límite? Huyes, no sabes que hacer con tanto amor que no has recibido antes de igual forma.
El amor es de valientes, consiste en amar y dejarse amar. En el deseo de crecer juntos para que el horizonte se abra como abanico ante tus ojos.
El amor lo sientes y es también una decisión.
Yo, decidí amarte y te elegí de entre varias opciones, regalándote horas infinitas y cielo despejado para volar. Entonces, no volaste; huiste. No supiste que hacer con tanto amor y no supiste valorar ni agradecer los detalles, pudo más tu orgullo y múltiples pretextos.
¡Qué triste que solamente estés dispuesto a recibir migajas de amor!
Eso pienso mientras la pareja sentada enfrente están en distintos puntos. Él, se derrite de amor por ella, le brilla la mirada y la sonrisa. Ella, difícilmente lo mira a los ojos y su tono de voz es frío.
¿Y tú? ¿Qué has recibido hasta ahora? ¿Ese amor que canta José José: me basta con un poco de tu amor, el que tengas escondido, el que nadie haya querido... con eso me quedo yo?
Enamórate... De ti.

martes, 26 de septiembre de 2017

¡Fuerza México!

No puedo evitar emocionarme profundamente cuando veo una muestra de Amor.

Y el sismo de ayer, no solamente movió la tierra y la cimbró, también lo hizo con la conciencia, la generosidad, el altruismo, la necesidad de dar y ayudar que finalmente, se traduce en amor del ser por el ser.

Me conmueve en demasía ver el apoyo incondicional y el espíritu de lucha y entrega de todos los involucrados. De la misma manera en que cuando ocurre el evento, a la mente y al sentir llega la gente a la que amas y es inevitable querer estar en contacto y preguntar, dada la angustia ¿Estás bien? ¿Todo bien? Aunque de igual forma, notas a quién no le interesas.

En breves instantes, notamos cuan frágil es la vida y que faltan perdones por dar, disculpas por ofrecer, palabras por decir, abrazos por dar, amor por compartir. Por eso, a ti te digo hoy, TE AMO.

Mi admiración y reconocimiento a los hermosos seres que están apoyando y tengo el privilegio de decir que amigos míos, están en algún lugar dando apoyo físico, emocional (con terapias), médico y ofreciendo sus hogares. Bendita la luz de todos ustedes y bendiciones multiplicadas de regreso.

Creo que más de uno, hemos llorado al ver las imágenes, videos, escuchar como vivieron el suceso personas cercanas. Sentimos empatia por las pérdidas, oramos, rezamos, donamos. Eso, también es amor.

Somos uno, la tierra lanzó el grito y la respuesta no se hizo esperar. El Himno Nacional da la razón: "un soldado en cada hijo te dio".

" ¡Patria! ¡Patria! tus hijos te juran
exhalar en tus aras su aliento,
si el clarín con su bélico acento
nos convoca a lidiar con valor.
¡para ti las guirnaldas de oliva!
¡un recuerdo para ellos de gloria!
¡un laurel para ti de victoria!
¡un sepulcro para ellos de honor!"


La imagen puede contener: una o varias personas

viernes, 1 de septiembre de 2017

Diente de león



¿Dónde se encuentra un hombre delicioso, exquisito, entregado, loco enamorado?

He delineado e inventado alguien así con mis letras, hecho con recuerdos de amores pasados, pero uno completo; así a plenitud, no.

Tal vez y sólo tal vez, sino lo escribo y lanzo el deseo al viento y soplo, como a un diente de león; se materialice.


Resultado de imagen para diente de leon

martes, 15 de agosto de 2017

En llamas

Suspiro. 

Del gusto al amor hay una gran diferencia. Te gusto, puedo mover algunas hormonas en ti, pero nada más.

¿Me quieres? No creo. Eso se demuestra con acciones.


Yo, con tantos miedos decido abrirme y mis sentimientos de por medio. Te doy la oportunidad de poner azul en tu mundo y del otro lado de la balanza, la oportunidad de prenderle fuego al mío. No dudaste en encender el cerillo.