domingo, 16 de octubre de 2016

Tatuaje

Él pidió inspiración. Yo le pedí tinta.
Se vistió de tentación y me dio mucho más de lo que imaginé.
Mi mente explotó en un orgasmo prolongado y lo consideré pecado convertirlo en letras.