domingo, 20 de octubre de 2013

Desahogando mi ser.

De mi alma a tu alma, te escribo.

Mi ser siente la necesidad de desahogarse en letras y gritar calladamente a través de ellas, mi espíritu está agitado y no sé exactamente por que es, pero lo sospecho. 

Alguna vez te lo dije, tanto en letras como en palabras, puedo establecer lazos con las personas y sentir su energía a distancia, tu no eres la excepción. Se tejen hilos emocionales e invisibles, pero perceptibles con las personas, hay que saber tejer también, si sabes que te vas a enredar irremediablemente, no busques el hilo. Si sabes que puedes tejer y hacer de eso un hermoso telar, adelante, pero atente a las consecuencias. Eso me pasó contigo.

Mis ideas giran a mil por minuto y se revolucionan tanto que no sé exactamente por donde empezar. El principio sería que éstas letras deberían de ser enviadas a tu correo electrónico y ser totalmente privado, no será así, porque sé que eres incapaz de mandar una respuesta, anteponiendo una serie de pretextos tan repetidos ya. 

Soy una antena parabólica que capta energías y recibe todas las señales, en muchas ocasiones prefiero ignorarlas para transitar por el mundo tranquilamente y no percibir las emociones ajenas.

En algún momento mi energía se enredó con la tuya y eso ha ocasionado que me despierte a distintas horas de golpe, que de pronto sienta una soledad infinita acompañada de tristeza y a veces de enojo o de impotencia, que incluso me he despertado bañada en lágrimas sin sentirlo, veo el reloj y es obvio que eres tu.

Me dejaste entrar en ese muestrario de grises al negro que es tu alma, sabes lo que vi en tus manos y a través de ellas recorrí algunas de las delicadas fibras de tu alma y caminé en tu infierno. Sabes (porque sé que lo sabes), en que momento hice la conexión, que no es el  mismo, en el que entré de puntillas a ese ser que se escuda bajo una serie de capas para no mostrar lo lindo que realmente es.

Quedaron tantas cosas por decir-nos, lo correcto sería: decir-te.  

Te habitan aún, tantos fantasmas, que se aparecen en momentos donde no deberían. No sé si los demás lo perciban, pero a mi me lo gritas, cada poro de tu cuerpo me habla. 

Tienes una obsesión por controlar el tiempo y al menos a mi, me lo diste a cuenta gotas y no de calidad, sino el que te sobraba. Eres egoísta al pretender que las cosas sean como lo deseas, en tiempo, modo y forma. ¿Has notado el daño que puedes ocasionar en la gente que te ama realmente al actuar así? Si, que te ama. No la gente con la que convives a diario y que no les interesas realmente, que les da igual si te ven o no, si estás o no. Supongo que si y no te importa, es un medio para refugiarte atrás de las columnas que voluntariamente has levantado para no sentirte vulnerable, para aparentar tener un auto-control de tus emociones.

Ese "error" de quince años, como me lo has mencionado, no te lo compro, mi vida. Sé que es lo que te mantiene atado a esta aventura maravillosa que se llama vida y que hace que gires alrededor de ella, podría decir que es lo que te mantiene humano y un poco cuerdo. Atrás de tus comentarios, escucho hablar al amor y el disgusto de la separación física que tienes con ella, dejas traslucir la culpa y la impotencia de no poder solucionar las cosas.

Deja aventurarme a decir que conozco algunos de los motivos por los que actúas como lo haces, los entiendo, pero no los comparto y no los acepto, al menos no aplicados conmigo.

Me conoces en aspectos que mucha gente no tiene ni idea, sabes la mujer que soy a través de mis letras, a nadie antes le he escrito como a ti, de manera personal y mucho menos mandar un sms que no sea para avisar que voy en camino o alguna cosa similar, te doy el crédito de haberte mandado varios sólo por que pensarte me lo inspiraba y me provocaba hacerlo, aunque ninguno tuvo respuesta.

Sabiendo como soy, ¿cómo pudiste pensar que me sometería a un esquema y un juego mental que sigo sin saber como se juega? Sólo entiendo que es cruel y malicioso de tu parte, como si en el fondo quisieras hacerme daño y alejarme de ti porque te resulto peligrosa, por que puedo ver las cosas que no me dices, detectar una serie de mentiras en tu mirada, tu voz, tus gestos, tu respiración, tus manos, porque entro descalza a la parte hermosa y sensible que tienes y me topo con el hombre maravilloso que escondes bajo una fachada bien estudiada. 

Pretendes atrapar a esta mariposa feliz y mantenerla bajo la red, controlar los giros de éste girasol distraído, atenuar las luces del arcoiris luminoso que soy, mantener a raya mis sentimientos gitanos pretendiendo que sea fría e indiferente como tu, no puedo, mi vida, soy un mar de emociones fluyendo constantemente.

Huelo tu miedo a abrirte totalmente conmigo y hacerme cotidiana, a endrogarte por el simple placer que conlleva eso, te rompo los esquemas y eso te conflictua, pero sabes que es mi estado natural y percibo que no sabes que hacer con tanto amor en tus manos y para ti.

Antes de que se me olvide, si algún día, como suele ocurrir, tu pequeña te reprocha mil cosas, dale mis letras, para que te vea con mis ojos y cambie su perspectiva acerca de ti y te conviertas por instantes, en el príncipe encantador del cual pueda buscar un patrón, no de la imagen del resentimiento que pueda tener. 

Tu concepto del tiempo y su relatividad, no pude entenderlo y menos la palabra "mañana", lo siento, cielo. Si te hubieras tomado la molestia de tratar de conocerme más sabrías por que no me doy el lujo de postergar tantas cosas, vivo en una carrera contra el tiempo desde hace años y por ahora, voy ganando.

Una vez más te lo digo, no le tengo miedo al amor ni a expresarlo, ni a que me rompan el corazón, ni a involucrarme, ni a enamorarme, ni a ceder tiempo y espacio con alguien más. Yo amo, yo fluyo, no quisiste fluir conmigo.

Si tu teoría es cierta, de almas viajeras a través del tiempo, si mi sonrisa y mi mirada te son tan familiares, si existen unos hilos invisibles que me atan a ti (de los cuales ya cortaste algunos), tienes la oportunidad de comprobarla. Si, tú, ya hice mucho y no he recibido realmente ni el cinco por ciento.

Esta mariposa posada sobre un girasol, te recuerda que si la necesitas, volará a tu encuentro, mientras tanto, como siempre, te deseo luz, armonía y amor en cada uno de tus pasos por la vida.