miércoles, 15 de enero de 2014

¿Y bien?

Me encanta que me leas aunque finjas que no y no dejes rastro, ni pistas, ni siquiera tu aroma para seguir.

¿Yo? Lo siento hace tiempo dejé de "husmear" en mis sentimientos y de tener interés en tí.

Entre tus ausencias, tu desinterés, tu falta de tacto para decir si no un "adiós"  si un "hasta pronto" y mi corazón gitano, llegó la pregunta inevitable: ¿me viste como amiga, como mujer o solamente como unos cuantos minutos de tu tiempo ocioso que llené hasta que te aburrí?

Ya no me importa cual sea la respuesta.

Mi luna, mi tinta azul, mis puntos suspensivos son libres, esperando a atarse a alguien que, definitivamente, nunca fuiste tu.