lunes, 16 de enero de 2017

"Pinche vieja"

Yo quiero ser esa "pinche vieja" que entra en los temas de conversación.

Quiero ser esa clase de mujer que invade la mente y los sentidos, la que se impregna en la piel, con la que sueñas tener de todas las formas posibles: tomándole la mano,compartiendo una tarde de cine, una mañana de domingo, un café por la noche entre semana, momentos de flojera viendo películas en la televisión, una comida familiar, una boda o bautizo, una charla con tu mamá mientras platica de ti y tus travesuras y monerías de infancia, una reunión con tus amigos, contemplar un día cualquiera la luna o el cielo estrellado, caminar bajo la lluvia, improvisar alguna tontería para hacerme reír, tener algún detalle que haga que mis ojos lloviznen, alguna palabra que me deje ensoñada todo el día pensando en ti, que comparta tus gustos por extraños que sean, que tenga más cosas en común de lo que alguien pudiera imaginar, que esté para ti en todo momento, 

Quiero ser esa mujer que desquicia por ser insistente en las llamadas o mensajes, que cuestiona cómo, dónde, con quién  y porqué. La que te haga dramas y se encele por que no respondes al momento y se invente telarañas de razones absurdas y después te reclame, que probablemente llore y haga berrinche y salgas corriendo a su encuentro para buscar un perdón por que te interesa demasiado. 

Me gustaría ser capaz de responderte de forma grosera y fría para avivar tus instintos de cazador y que hagas hasta lo imposible por conquistarme sin importarte perder un poco de dignidad, doblegar tu orgullo y hasta hacer el ridículo.

Quiero ser el tipo de mujer que cuando se va de tu lado te deja el alma rota en mil pedazos y tus ilusiones por el suelo, por la que lloras en silencio y en un rato de enojo te montas una borrachera de concurso y le llames para rogarle que regrese a tu lado.

La que cuando cuentes que ocurrió se refieran a ella como "pinche vieja" por haberte lastimado tanto y hacerte sufrir, la que deja cicatrices que se borran después de mucho tiempo y que invariablemente la recuerdas y tienes la patanería de mencionarle a tu nueva conquista hablándole de todos mis defectos. 

Ser también aquella a la que te refieras diciendo "estaba loca, de todo se enojaba, parecía bipolar"y sin embargo, ahí seguías conmigo.

Quiero que me odien tus amigas y ser la innombrable de tus amigos, por ser la bruja malvada del cuento que hirió al príncipe encantador, dejándole la historia inconclusa.

Me encantaría, pero no lo soy, Soy la que respeta los tiempos, espacios y distancias, la que siempre tendrá una palabra linda para ti, la que a pesar de tus desplantes o groserías tratará de entender el porqué y te preguntará solo una vez, la que se aleja si nota que el invierno entra en tu ser, la que aunque pase mucho tiempo y decides buscarme,  te hablará como si fuera ayer borrando todo lo pasado y si te amé, seré la miel que conociste, la que tendrá un detalle para ti sin importar la fecha, solo por que si, la que tratará de elevar tu autoestima y también tu ego. La que perdona sin reproches, la que tiene un hueco en su agenda disponible para ti, la que te demuestra su amor sin mesura, la que se enamora de eso que los demás no ven y yo percibo en minutos,  la que es fiel por convicción por todo lo que representas para mi.

Soy esa mujer que hablará de ti como si fueras un dios terrenal, omitiendo tus defectos porque también me enamoro de ellos, soy la que escribe, la que te escribe.

Soy la que te manda mariposas, de risa y sonrisa fácil, la que vibra con tu roce y te desea más que a nadie, la que tiene palabras amables para el mundo y que tiene ocurrencias tontas en la mente y las dice sin pena, sin importar el lugar. 

No, no soy de esas princesas conflictivas y víctimas que buscan quien las rescate del dragón, no soy la que te va a rogar o insistir hasta el hartazgo, No soy de esas a las que les ruegan y tratan de enamorarlas sin cesar, porque no se atreven. No soy la que te dirá siempre "amor", "mi amor", "gordo" o eso que me suena tan feo como "puchungo",me sobra vocabulario, soy original  y eres tan importante para mi para nombrarte de una forma en particular.  

Para mi infortunio, soy inteligente y tengo la cultura y vivencias suficientes, aunado con un talento innato de cuenta cuentos que puede tenerte atento a la conversación por horas, mi cerebro está lleno de datos y anécdotas en apariencia inútiles pero no lo son.

Soy la mujer que a veces les da miedo por la congruencia de pensamiento y actos, la que tiene un letrero de "precaución"  invisible, que disfruta la libertad de amar sin medida, de un beso robado, de una noche de pasión de entrega total, Que no tiene miedo de decir un "te amo" de la misma forma que un "te deseo". Soy la que tiene facha de princesa y en el fondo es Mafalda. Se dejan llevar por las apariencias y no intentan averiguar lo que soy. La que disfruta un café en la banqueta, unos tacos o un buen restaurante. La que no le pone etiquetas a la gente sin importar su apariencia física o los bienes materiales que tengan.

Soy más frágil de lo que imaginas y más fuerte de lo que crees. Soy la que se despide bonito y lo hago diciendo todo lo feliz que me hiciste, resaltando tus virtudes. La que te llenará de música, de historias, de cosas lindas y pintará tu mundo de rosa en tinta azul. La que escribirá en tu espalda por el placer de hacerlo. La que te invita un café si no cuentas en ese momento con los medios, la que pide perdón si se equivoca, la que te pone un apodo único. Soy la maga, la gitana. 

Me atrevo a mostrarme vulnerable y despojarme de todos mis temores, mis emociones se transparentan  fácilmente, hablo con los ojos. beso como si no hubiera mañana y me entrego totalmente, soy la que se enciende cuando la tocas o solamente de recordarte, la que es tuya incondicionalmente y espera que del sexo hagas una buena cogida o hagas el amor.

Me gusta ser la Caperucita que seduce al lobo aunque a veces a él no le guste porque es quitarle sus instintos animales.

No sé si soy la mujer a la que ven una vez y se queda grabada en algún lugar de la memoria, ni a la que recuerdan por alguna característica en particular. Lo cierto es que me podría fascinar ser un pensamiento traicionero de vez en cuando, que de vueltas en tu mente y no pueda salir, entonces pienses en mi y digas con una media sonrisa "pinche vieja".