jueves, 21 de julio de 2016

Por la tarde

Mientras espero, te escribo puntito azul.
La tarde me supo a ti y el viento me trajo el aroma a tu recuerdo.
Tengo tanto que contarte que se arremolina todo en mi mente y no sabe que dirección tomar. ¿Alguna mariposa voló hoy a tu encuentro? ¿La viste o por andar en tu atribulado mundo no la viste?

Todos los días, sin falta te mando una con la esperanza (¿o expectativa? ) que te acuerdes un poco de mi.
A veces te sueño, no como eres, sino como idílicamente te recreo en mis letras como el muso del cliché, sin nombre, sin rasgos físicos para describirte. Podría, sin embargo, hablar de tus manos, pero no lo haré, sería desnudar mi amor insensato hacia ti.
Se fueron las nubes y salió el sol, que un rayito te toque y te de calor, que te abrace más de 20 segundos y te llene de amor.
Podría escribir los versos más alegres esta tarde, decir por ejemplo, que alguien te vio reflejado en mi mirada.