martes, 25 de junio de 2013

¡Amor de mi vida!

¡¡¡Claro!!! No hay quinto malo...
Pienso. ¿Y si tu te repites? 

Si, tu eres el tercero, deja busco un cuarto y de pronto, te apareces de nuevo para ser el quinto y ser el amor de mi vida. 

¡Soy genial!