viernes, 21 de junio de 2013

¿Te parece?



Yo prefiero la primera opción. Creo que tu la segunda. Te propongo un punto medio: vamos a ignorar que no nos queremos y en base a eso, podemos hacer una historia, tan breve o larga como se vaya planteando.