miércoles, 12 de junio de 2013

No lo beses.


Si, me la podrías cantar. 

Piensa que tal vez en algún momento no me sentí feliz con la situación como estaba: indefinida. Y siendo dispersa como soy, de pronto un día al parpadear y voltear conocí a alguien y pensé que no sería mala idea darle una oportunidad de conocernos. 

No sé si lo pensaste o solamente ocurrió, me dejaste ir y con tus actitudes me orillaste a alejarme de ti por tiempo indefinido. Pero créeme, si todavía te atreves a afirmar que soy tuya, ten por seguro que regresaré y puedo no amarte de la misma forma pasional, romántica y loca que antes, pero si más serenamente.

No lo besé como a ti, ni lo acaricié de igual forma, ni lo miré igual, no por no acordarme de ti, sino por que el es tan distinto. Ellos, son distintos. Me he tropezado unas cuantas veces en este tiempo y aún hoy no te podría decir con exactitud quien sería el nuevo dueño de mis letras. 

Te lo dije desde el principio, mi vida; si me quieres, me tienes. Mi amor enamorado no te sintió y prefirió compartirse. 

Si, mi vida, también lo sabes, eres la excepción a mi regla, sabes que vuelvo y me quedo y todo lo vivido será historia escrita en papel y tú, en mi piel. ¿Cómo? Ya lo sabes, unas cuantas palabras a tiempo, un café...y algo más. 

Hasta entonces, darling. Antes este día era para ti, hoy...lo comparto con alguien más.