lunes, 27 de mayo de 2013

Amiga

Amiga, ve y dile. Así como yo lo hice por ti, devuélveme el favor, tu no me lo pediste, yo lo hice por amor.

Te he visto sufrir antes y estar llena de ansiedad, desde no saber de su vida hasta esperar un mensaje por whatsapp. No sabes la impotencia que sentía de verte mal y no poder hacer algo al respecto en ese momento. Ganas de tener una goma y borrarte todos sus recuerdos, de exprimirte tan fuerte que salieran todas las sensaciones que te dejó. De tener un plumero y sacudir el polvo de tu alma, ese que dejaron sus cenizas.

Después de él, aparecieron otros que te volvieron la sonrisa al rostro y te quitaron poco a poco el rencor. Sí, con el más reciente fue con el que hablé, al que le dije que no te hiciera esperar, que no te hiciera infeliz, que no fuera un patán, que no quiero volver a verte como antes te vi.

No pude evitarlo, me nació desde lo más profundo de mi ser. Sin tan solo pudieras ver tu imagen como te veo, entenderías el por qué. Puede ser mi instinto de querer ver feliz a la gente que amo y de desear que tengan lo mejor entre sus manos.

En mi caso, ya lo viste, contrario a lo que puedan pensar o la imagen que puedo representar, mi amor, mis letras y atención, son únicamente para el que puede hacerme suspirar.

Amiga, ve y dile. Dile que me gustan las cosas simples, que un café y una plática de horas me hacen feliz, que los pequeños detalles son los que me crean recuerdos, un mensaje, una canción, una llamada, un hacerse presente. (Si, ya sé, yo lo hago con mucha gente sólo para que sepan, en caso de sentirse momentáneamente solos que hay alguien en este hermoso planeta tierra que piensa en ellos.) Dile que soy una romántica incorregible que puedo ponerle música de fondo a las escenas y recrear incluso el videoclip de una canción en cuestión de momentos. Dile que me río de cualquier tontería y que mi mente procesa bobadas que salen por mi boca y terminan en carcajada. Dile que puede estar muy enojado y que a mitad de su enojo saldré con alguna ocurrencia solo para hacerlo reír.

Dile que soy "violenta y tierna", que soy muy sensible y lluevo con facilidad, también si quieres dile lo que dices tu de mi, que soy "brutalmente honesta", pero que no lo hago con el afán de ofender sino de proteger. Dile que me gusta cuidar sentires, escarchar momentos, andar ensoñando de nube en nube y si se deja puede ensoñar conmigo.

Dile que la vida solo es una y que venimos a este mundo a aprender y experimentar, que no le tenga miedo a mi amor ni a sentirse vulnerable, dile que tengo muchas letras en azul escritas para el, dile que...no, amiga, no le digas nada. 

Tal vez algún día lea  mi tinta, pero si puedes regálale  un lápiz, un borrador, una hoja y muchos colores, para que borre el pasado, coloree el presente y dibuje un futuro mejor para que sea inmensamente feliz con alguien que lo ame como el quiere.

Después, vamos por un café, un helado, al mercado, a comprar comida para gatos, a liberar mariposas, a reírnos como tontas mientras cantamos, a perdernos en calles que no conocemos o a donde sea que nos lleve el viento, menos a su recuerdo.