Entradas populares

domingo, 19 de mayo de 2013

Ese

Ese, con el que salí hace unos días me trató como a una princesa de cuento. El, es un caballero andante, con carro, pero...andante.

Alto, delgado, mirada clara, te deja entrar en ella y explorar que es lo que piensa y si le preguntas, lo dice. Sonrisa gentil, abierta, genuina. Amable al trato, cortés, expresivo.

Te confieso que lo primero que me atrajo de el, fue su rápida capacidad de decisión. Te platico como fue. Me invitó a tomar un café, el horario que me propuso, no se acomodaba al mío, entonces, le dije lo que a todos los que me conocen: "después de las nueve de la noche". Quedamos entonces a las nueve con veinte.  ¿Qué es lo extraordinario de eso? Su apretadísima agenda y su horario de trabajo tan largo y con todo, siempre tiene tiempo para mí. Para mandarme un mensaje, una llamada, a la hora que sea y sólo por que sí. Es lindo saber que por un momento de su día piensa en mi y se hace presente.

¿Que no te había contado de el? Mi vida, ¿cuando te he platicado de alguien que no seas tu y del único "ex" que sabes?

No me bajó el sol, la luna y las estrellas. No me llenó de frases lindas y hechas. No trató de impresionarme con algo. Solamente fue dulce, tierno, cariñoso.

Me gusta la forma en que me mira, como se enternece su mirada y al mismo tiempo se pregunta "¿que va a hacer ahora esta loca de atar?"  Es grato saber que se ríe de mis tonterías y mi desenfado, como usarlo de perchero o quitarme los tacones para comprobar que realmente parada a su lado soy mini. ¿Te dije que es alto? Si, mide 1.90 cms, y supongo que sabes, (quiero creer que sabes) que yo mido 1.61 cms.

Ya estoy desvariando. Soy un poco dispersa y eso, si lo sabes aunque no te encante, (a el si y me pregunta a donde vuelo).

Ese que me hizo reír, soñar, volar, ser quien soy. Ese que buscaba mi sonrisa y mis manos, ese que cumple lo que dice y no me hace esperar, ese que acaricia mi cabello y me abraza protectoramente, ese que quiere una oportunidad para entrar en mi vida y llenarse de miel, ese que me tuvo entre sus brazos y me besó hasta agotarme los labios, ese, pudiste ser tu.